RelojesWebGratis!
Agosto 2009 | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Agosto de 2009.

HASTA SIEMPRE!!!

20090813160338-266082.jpg

Karl Malden

"El gran narizotas"

El pasado 1 de julio, y a la edad de 97 años falleció el actor norteamericano Karl Malden en su casa de Los Angeles.

Malden cuyo verdadero nombre era Mladen Sekulovich nació en Gary (Indiana) el 22 de marzo de 1912. Era hijo de un actor servio, en 1935 obtuvo una beca del Chicago Art Institute, y estudió en la Goodman Theatre Dramatic School de Chicago y en 1938 se trasladó a Nueva York, en donde entra en el Group Theatre a las órdenes de Lee Strasberg y Elia Kazan, dándose a conocer en los escenarios de Broadway y debutando en el cine en 1940 con la película "They Knew What They Wanted" de G. Kanin.

Prosiguiendo su actividad teatral hasta 1947 año de su tercera película "El justiciero" ("Boomerang") de Elia Kazan. Alterna el cine con el teatro hasta 1957, año en el cual hizo su única tentativa como director en un film de problemática maccarthysta: "Labios sellados" ("Time Limit") siendo su amigo Richard Widmark el protagonísta de dicha película.

En 1951 logró el Oscar al mejor actor secundario por su gran actuación en la emblemática y mítica "Un tranvía llamado deseo" ("A Streetcar Named Desire"), con el extraordinario Marlon Brando como compañero de trabajo. Siguió su racha triunfal rodando buenas y estupendas películas, como por ejemplo "El hombre de Alcatraz" ("Birdman of Alcatraz") junto a Burt Lancaster, en 1970 encarnó al general Omar Bradley, que precisamente fue asesor histórico del rodaje en la oscarizada "Patton", película rodada integramente en España y dirigida por Franklin J. Schaffner..

A comienzo de los setenta, la estrella del actor, que ya había entrado en la madurez, comenzó a declinar y Karl Malden se refugió en el teatro, hasta que el productor Quinn Martin le brindó un papel que renovaría su fama y las posibilidades de mostrar su talento. y a partir de 1972, Malden se convertiría en uno de los actores de televisión más populares, al interpretar al teniente Mike Stone en "Las calles de San Francisco" ("The Streets of San Francisco"), teniendo como ayudante a un jovencito Michael Douglas. Concebida originalmente como una película para televisión, la cadena ABC decidió convertirla en una serie que alcanzó gran éxito.

Desde los años ochenta, Karl Malden abandonó poco a poco su trabajo como actor cinematográfico, si bien protagonizó alguna película para la televisión como "El secuestro del Achille Lauro" en 1989. En sus últimos años, la salud del nonagenario actor le impidió ya cualquier tipo de actividad pública. Y el pasado 1 de julio su agente, Budd Moss, reveló a los medios de información el fallecimiento del actor, Malden había muerto durante el sueño en su casa de Los Angeles. El actor estaba casado desde 1938 conn la tambien actriz Mona Graham.

Entre 1989 y 1993 fue presidente de la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Hollywood.

Como curiosidad Malden hizo famoso el slogan "¡No salgas sin ella!" ("Don’t leave home without them") en los anuncios parala televisión de la tarjeta de crédito American Express, entre 1970 y 1980.

Mladen Sekulovich (Karl Malden) - Gary (Indiana) - 22 - marzo - 1912 - Los Angeles - 1- julio - 2009.

¡DESCANSE EN PAZ!

13/08/2009 15:21 Pablo #. sin tema Hay 6 comentarios.

Yo confieso (I Confess-1953)

20090822231533-montgomery-clift-in-i-confess.jpg

En recuerdo de: Karl Malden

"Usted confió en mi...Debo confesarselo, tengo que decírselo a alguien. Quiero que me tome en confesión"...

Monumental película de género de intriga, y aunque no nos encontramos ante una auténtica obra maestra, pongo mi mano en el fuego, para atreverme a decir que posiblemente sea una de las mejores películas de la historia del cine de este género. Aunque su director dijese en su dia que no debería de haberla realizado.

"Yo confieso" está basada en una obra teatral francesa de principios del siglo XX, concretamente del año 1902 por el insigne novelista francés Paul Anthelme y titulada "Nos deux consciences", y llevada a la pantalla grande con un guión de George Tabori "Ceremonia secreta" ("Secret Ceremony"), un inteligente director de teatro nacido en Budapest aunque nacionalizado británico, y por el inglés William Archibald "Suspense" ("The Innocents"). Y dirigida por un hombre que no necesita presentación alguna, su nombre Alfred su apellido Hitchcock, efectivamente el mago del suspense.

Asi pues, Hitchcock nos mete en un avión y nos lleva ni más ni menos que a la ciudad canadiense de Quebec, una ciudad por aquel entonces rica en tradiciones de catolicísmo francés y donde abundaba la iconografía religiosa, como por ejemplo los hábitos sacerdotales (la sotana es una de las piezas claves en esta película), para contarnos una historia centrada en un secreto de confesión, llevado a cabo por un refugiado alemán que trabaja como sacristán en la parroquia de un sacerdote llamado William Logan...

Muy buena película del maestro inglés, si señor, y en donde de verdad engrana un suspense sin pretensiones excesivas, ya que de principio conocemos al criminal de la historia (aunque desconocemos por supuesto su gran desenlace final). Es pues yo diría una historia en donde el drama y el thriller van de la mano. Una historia para mi, tan estremecedora como angustiosa, y es que de verdad el mago del suspense nos transmite de manera sublime esa sensación de angustia y desesperación que el protagonísta va sintiendo a lo largo de la película, porque es impresionante como trata el tema del secreto de una confesión.

Cuenta pues, con escenas llenas de tensión al igual que conmovedoras, sobre todo la escena en la que nos cuenta el idilio amoroso por medio de un flash-backs de la protagonista femenina con el padre Logan antes de que este se hiciese sacerdote, y la escena del final, verdaderamente antológica. Y atención a los diálogos: "¿Donde estás mi Alma?". "Yo la amaba. Me hacia llorar el verla trabajar tan duro"...vibrantes y desgarradores, como ya nos tiene acostumbrados el gran Hitch.

Estupenda la fotografía en un más que estupendo blanco y negro, llevada a cargo por el californiano Robert Burks un asiduo colaborador del director, ya que trabajó con él en doce películas, y en donde logró el deseado y ansiado Oscar en 1955 con "Atrapa a un ladrón" ("To Catch a Thief"), y aquí como digo al principio mostrádonos unas magistrales fotografias de la ciudad de Quebec (toda la película está rodada en dicha ciudad), pero no solamente son los magníficos exteriores, también nos muestra unos primeros planos interiores de excelente factura, los de la confesión es todo una lección de saber manejar una cámara de cine.

Como al igual que la inquietante banda sonora compuesta por el ucraniano de nacimiento, pero norteamericano de adopción, estoy hablando de uno de los compositores más prestigiosos y galardonados del cine mundial, si señor, este es ni más ni menos que, Dimitri Tiomkin "Los cañones de Navarone" ("The Guns of Navarone") por citar una de las cerca de ciento treinta  maravillas que obran en su extraordinario curriculum particular, y en esta confesión, mostrándonos unas desgarradoras partituras haciendo aún más intrigante a esta original y a la vez creible historia.

Fabulosos todo el elenco artístico, y una de las mejores bazas con las que contó Hitch, comenzando con el inmenso y aquí atormentado Montgomery Clift "El árbol de la vida" ("Raintree County"), metido en la sotana del padre Logan, ese hombre leal a sus convicciones religiosas que se niega a vulnerar el secreto de confesión, y será capaz incluso de poner su vida en peligro y la de la mujer que un dia amó con toda su alma. Y junto a él, la bellísima y siempre extraordinaria Anne Baxter "Los diez mandamientos" ("The Ten Commandments")"), como Ruth Grandford esa hermosa mujer que aunque supo de principio la decisión de Logan de hacerse sacerdote es irrevocable, ella sigue enamorada de él, lamentándose haberse casado con su antiguo jefe, y de no haberle esperado cuando este se encontraba en el ejército.

Y complicándole aún más la vida al martirizado sacerdote, nos encontramos al grandioso Karl Malden "La ley del silencio" ("On the Waterfront"), dando vida al inspector Larrue, eficiente y tenaz policia, que no descansa hasta que ha resuelto un nuevo caso, y aquí y ante la posibilidad de descubrir a un sacerdote asesino parece ilusionarle especialmente, aunque cambiará de actitud a medida que avanza la historia. Enormes los tres, si señor. Pero atención al matrimonio (en la ficción) claro está, compuesto por O.E.Hasse "Brumas de traición" ("Betrayed"), dando vida a Otto Keller un refugiado alemán de posguerra que encuentra los brazos abiertos de la iglesia para protegerle, un hombre que carece de sentimiento de culpa y está dispuesto a llegar a las últimas consecuencias, y su aqui esposa Dolly Hass, una actriz alemana, creo que poco o muy poco conocida con solamente una veintena de películas en su haber, y la mayoría no estrenadas en España, pero en esta historia saliéndose por todas partes, en el papel de la sufrida Alma, esa pobre mujer del sacristán, que no puede resistir la presión de ver al sacerdote manchado con el perjuicio de la duda. Inmensos todos, merecedores de un Oscar.

En definitiva, una admirable película de intriga con una impecable puesta en escena, y que aunque es uno de los títulos menos reconocido de su director, el tiempo ha sabido encargarse de realzar sus virtudes, poniéndola en el lugar que se merece. Sobresaliente.

"Yo confieso" se estrenó en Estados Unidos el 22 de marzo de1953. A España llegó el 25 de febrero de 1954.

 

22/08/2009 12:54 Pablo #. sin tema Hay 9 comentarios.

Eduardo Manostijeras (Edward Scissorhands-1990)

20090828211535-eduardo-manostijeras.jpg

Hace mucho tiempo, un inventor vivía en esa mansión. Inventaba muchísimas cosas. Un dia, creó a un hombre. Y le dió entrañas, un corazón, un cerebro. Todo. Bueno, casi todo.

Verás, el inventor era ya muy viejo. Murió antes de poder acabar al ser que había creado. Asi que el hombre se quedó solo. Inacabado, y completamente solo.

¿Y no tenía nombre?

¡Claro que tenía nombre! Se llamaba Edward.

Antes de que él viviera, no nevaba nunca. En cambio después, si nevó. Si él no siguiera vivo, ahora no estaría nevando... A veces aún bailo bajo la nieve...

Inigualable película de género fantástico y posiblemente la más hermosa de las realizadas por uno de los mejores directores del cine actual, me refiero al californiano Tim Burton "Charlie y la fábrica de chocolate" ("Charlie and the Chocolate Facrory"). Una película de verdad tanto mágica como romántica.

Puesto que nos cuenta un maravilloso cuento. ...Erase una vez un andróide que no era humano ni robot, pero que parecía en parte las dos cosas. Y en un remoto castillo, este ser iba siendo llevado del no ser a la vida gracias al genio de un sabio inventor, de gran capacidad tecnológica. Pero la muerte repentina de este inventor le dejó inacabado, con unas manos experimentales construidas por tijeras de diversos tamaños, en lugar de dedos...

Un cuento de hadas, si señor, una historia de lo más original, puesto que Burton es capaz de fascinar tanto a los niños pequeños como a sus hermanos adolescentes, a los padres y a los abuelos.

"Eduardo Manostijeras" está sacada de un guión de la escritora nacida en Washington Caroline Thompson una famosa novelista licenciada en literarura clásica y colaboradora de Burton, aunque también trabajó con otros prestigiosos directores e incluso se atrevió a ponerse detrás de las cámaras en dos ocasiones, según creo, la primera en 1994 con "Belleza negra" ("Black  Beauty") y la segunda en 1997 con "Buddy". Y llevada a la pantalla grande, como digo por el polifacético Tim Burton, un hombre que siempre se ha caracterizado por realizar historias con presencia de mundos imaginarios, predominando siempre o casi siempre los elementos tanto oscuros como góticos.

Y aquí, en esta encantadora y extraordinaria película llegando y logrando conmover a todos los públicos, puesto que el ambiente al igual que los decorados que crea son tremendamente fantásticos y personales. Una película de verdad que cuando uno la termina de ver es cuando más la recuerda, ya que te dá la sensación de haberte dejado impregnar por la magia de este maravilloso cuento.

Un cuento bellisimamente fotografiado a todo color por Stefan Czapsky "El monje" ("Bulletproff Monk"), un profesinal de la fotografía también asiduo colaborador de Burton y con más de treinta años de carrera profesional, y aquí creando verdaderamente unas imágenes de auténtico regocijamiento, con escenas sencillamente  inolvidables y poderosas, como por ejemplo: la del inventor mostrándole las nuevas manos a Edward, unas manos que jamás se las podrá poner, y la del baile en la nieve, todas ellas de verdad, cargadas de magia y sentimientos.

Como mágica es la banda sonora llevada a cargo por otro amigo de Burton el también californiano Danny Elfman "El indomable Will Hunting" ("Good Will Hunting"), un admirable compositor que aparte de haber sido nominado a los Oscar en cuatro ocasiones tiene la particularidad de dar una frescura y originalidad sorprendente a la música de sus películas, y en esta historia llegando a rizar el rizo, porque es imposible resistirse a algo tan bello.

Y atención a la guinda de este Burton en estado puro, los intérpretes, porque quien mejor que Johnny Depp "Enemigos públicos" ("Public Enemies") para interpretar a Edward (Eduardo) esa criatura imperfecta que en lugar de manos tiene tijeras, pero que es una persona llena de buenos y grandes sentimientos, una criatura que viene de un mundo fantástico y lleno de pureza, para encontrarse con otro diferente, un mundo hipócrita y lleno de perjuicios tanto sociales como morales. Magnífico Johnny Depp demostrandonos todo el talento que llevaba dentro.

Pero también estuvo rodeado de muy buenos amigos y amigas claro está, como la bellísima Winona Ryder (que pena de haberte perdido, por culpa de unos miserables robos) "Otoño en Nueva York" ("Autumm in New York") como Kim, esa chica amiga de principio  y enamorada después de Edward, un amor tan bello como imposible "Abrázame Edward" "No puedo"... Y a Dianne Wiest "Yo soy Sam" ("I Am Sam"), y a Kathy Bates "Titanic", y al casi octogenario Alan Arkin "Pequeña Miss Sunnshine" ("Little Miss Sunnshine"), y hay amigos cinéfilos porque aqui tambien nos encontramos al padre de la "criatura", y despidiéndose en esta película con doscientos titulos en su haber, nos encontramos pués al mítico Vicent Price "Los crimenes del museo de cera" ("House of Wax"), y aquí metido en ese castillo gótico y no pudiendo acabar su obra dejando a una joven criatura con unas manos de acero, pero eso si, con un corazón de oro. Geniales todos, si señor, como tenía que ser.

En resumidas cuentas, todo una obra maestra y posiblemente la mejor película de su director, porque de verdad nos cuenta un cuento tan simple como directo y dándonos una juiciosa y jugosa reflexión sobre el paso del tiempo y sobre la trágica imposibilidad de materializar los sueños. Gracias amigo Tim, por haber realizado esta maravilla, esta sin lugar a dudas obra maestra.  Matrícula de Honor.

Como curiosiodad, Tim Burton declaró que Johnny Depp siempre fue su primera opción para protagonizar la película, pero la productora no lo quería, prefería a Tom Cruise. Tuvo que luchar mucho y duro Burton para lograr que los estudios cediesen. Johnny Depp cuando se enteró que iba a ser el protagonísta tuvo que perder cerca de 11 kilos para el papel de Eduardo.

 

28/08/2009 19:35 Pablo #. sin tema Hay 7 comentarios.


Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris