RelojesWebGratis!
Septiembre 2008 | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Septiembre de 2008.

Canción de cuna para un cadáver (Hush... Hush, Sweet Charlotte-1964)

20080905162037-20080xh4.jpg

Corta, corta, dulce Charlotte

hasta que se muera.

Corta, corta, dulce Charlotte.

Cortale la mano y la cabeza.

Corriste a ver a tu amado, corta, corta.

Ahora todos saben

porque corriste a ver a tu amor, corta, corta.

Para cortarle la cabeza y la mano.

Corta, corta, dulce Charlotte,

hasta que se muera.

Corta, corta...

"Es imposible permanecer callado, cuando uno quiere gritar, porque está perdiendo la cordura"...

    Dos años después del sonado éxito de "¿Que fué de Baby Jane?" ("What Ever Happened yo Baby Jane?"), el célebre director Robert Aldrich, repitió con practicamente todo el equipo de rodaje, esta casi similar revisitación, sobre la maldad del ser humano, aunque también hay que reconocer, no llegó a la altura de su predecesora. La película está basada en una novela del exitoso escritor norteamericano Henry Farrell "¿Que le pasa a Helen?" ("Whats the Matter with Helen?"), un novelista especializado en género de terror, y aquí también contribuyendo en el guión, junto al alemán Lukas Heller "Doce del patíbulo" ("The Dirty Dozen"), ambos también se encontraron en la mencionada "¿Que fué de Baby Jane?". La historia arranca por medio de un flash-backs, para situarnos en el año 1927, y en donde en una mansión sureña, Sam Hollis, su propietario organiza una gran fiesta. Pero mientras todos (o casi todos), los invitados, bailan y beben sin cesar, a pocos metros de allí, se comete un atroz asesinato. Es cuando ya volvemos a la actualidad, es decir al año 1964, y en donde en esa misma mansión, vive encerrada Charlotte Hollis, junto con su fiel criada Velma Cruther, y ha recibido ordenes de abandonar la casa, ya que va a ser demolida para la construcción de un puente y varias carreteras, ella se niega y lo emprende a tiros con los obreros de dicha construcción, pero... los acontecimientos solamente acaban de empezar... Trepidante y claustrofóbico thriller, y en donde Aldrich con gran habilidad nos hace de deleitarnos con unas largas y complejas escenas, y creando a la vez, una historia, que como digo al principio, no llegó a la altura de la anterior, pero no por ello, logra de dotarla de un gran dramatísmo, ya que tanto el terror y el suspense, van cogidos de la mano. Cuenta pués, con escenas verdaderamente escalofriantes y tremendamente crueles, y fotografiadas en un espectacular blanco y negro, a cargo del neoyorkino Joseph Biroc, un "tipo" que empezó a trabajar allá por el año 1929, y con varios premios Emmy, en su haber, y asiduo colaborador de Aldrich. Y aquí cuidando de forma maravillosa esa fotografía, haciendo de ella con sus juegos de luces, todo un auténtico placer visual. Y apoyada ¡atención!, por la estremecedora musica del virginiano Frank DeVol "Cat Ballou" ("La ingenua explosiva"), un todo-terreno en el ámbito cinematográfico, ya que fue compositor, arreglista, y hasta actor, y es que ya nada más oir esa sobrecogedora nana, cantada en los títulos de crédito, y poniendo el título en inglés a la película, madre mia. Inquietante y aterradora, de verdad, y cada vez más, a medida que va avanzando la trama. Colosal el mano a mano, entre las dos primas en la ficción, y amigas en la vida real (aunque aquí no demuestren ni lo uno ni lo otro). Una, la inimitable Bette Davis, que una vez más nos ofrece otra interpretación rayando la perfección, la de Charlotte Hollis, un personaje bello, pero enfermizo y desquilibrado, que ha vivido los últimos 37 años un auténtico infierno, ya que todo el pueblo siempre le ha considerado culpable de un asesinato que ella nunca cometió. Otra, la siempre sensacional Olivia de Havilland, exactamente, esa que todos-as estais pensando, la dulce y triste Melania de la super-mítica "Lo que el viento se llevó" ("Gone With the Wind"), como Miriam Deering, esa prima de Charlotte que acude para ayudarla, en los momentos más dificiles de su tormentosa vida, aunque luego esa ayuda se convertirá en... Poderosas interpretaciones de estos dos monstruos sagrados del cine. Si señor. Y también acudiendo en su ayuda, y sin pensarselo dos veces, llega a la casa, un viejo amigo de la dueña, ni más ni menos que el magnífico (como ya lo he dicho muchas veces), Joseph Cotten "El último atardecer" ("The Last Sunset"), metido en el impecable traje del Dr. Dren Bayliss, y que con él en escena, los sobresaltos empiezan a suceder (bueno, empiezan al principio). Y con ellos, unos secundarios de auténtico lujazo, empezando por el "orondo" Victor Buono "Cuatro tios de Texas" ("Four for Texas"), y aquí como Sam Hollis, el padre de Charlotte, y acabando, ¡atención!, acabando por una impagable Agnes Moorehead "La conquista del Oeste" ("How the West Was Won"), una actriz, que yo creo la parió su madre en un plató de cine, que pedazo de actriz, y aquí demostrando por supuesto que no se iba a quedar en la rezaga, metida en los andrajos de Velma Cruther, la fiel criada, o ama de llaves (lo que querais). En fín, una película, que como ya he dicho un par de veces, no llegó a tener la fama de su predecesora pero, es un filme de un gran interés dramático, y en donde el aquí (como casi siempre) gran Aldrich y por medio de unos soberbios actores, nos relata una historia tan dolorosa como fascinante. Y con un final... Sobresaliente.

"Canción de cuna para un cadáver", estuvo nominada a los Oscar, en los siguientes apartados: Actriz secundaria (Agnes Moorehead), Montaje (Michael Luciano), Fotografía en blanco y negro (Joseph Biroc), Dirección artística (William Glasgow y Raphael Bretton), Banda sonora (Frank DeVol), Canción (Frank DeVol y Mack David) y Vestuario (Norma Koch).

    Como curiosidad, el papel del personaje de Miriam Deering, estaba pensado en principio para Joan Crawford, pero esta enfermó y abandonó el proyecto, y se lo propusieron a Vivien Leigh, pero no aceptó la oferta, y finalmente pensaron en Olivia de Havilland, que aceptó encantada, ya que el personaje la fascinó y además era íntima amiga de Bette Davis.

 

04/09/2008 19:55 Pablo #. sin tema Hay 22 comentarios.

Cleopatra (1963)

20080913145328-cle-7.jpg

Una mujer cuyo nombre habría de ser recordado a través de los siglos. Nombre que evoca una corte esplendorosa a la vez que recuerda una serie de amores tormentosos. Mujer y faraona, lider y reina de su pueblo, Egipto, ella fue Cleopatra.

(Federico Ortiz-Moreno)

"Yo soy el Nilo, y tendré muchos hijos, Isis me lo ha dicho"...

  Mastodóntica super-producción, y tercera película que se llevó a la pantalla, sobre la historia de una mujer que conquistó a los dos más grandes soldados de Roma, cambiando así, el curso de la historia, y terminando como sinónimo de seducción. Su nombre Cleopatra.

  La primera versión llevada a la pantalla fue una versión muda del año 1912, dirigida por Charles L. Gaskill, y la segunda data del año 1934, dirigida por Cecil B. De Mille, un director especializado en películas kolosales, como ya lo demostró en "Los diez mandamientos" ("The Ten Commandments") por ejemplo, y con Claudette Colbert "Sucedió una noche" ("It Happened One Night") en el papel estelar.

  Con esta tercera, se atrevió con ella, otro grande del cine, ni más ni menos que, Joseph L. Mankiewicz, todo un artesano del séptimo arte y con películas tan famosas y oscarizadas, como por ejemplo: "Eva al desnudo" ("All About Eve"), quizá la película con más nominaciones a los Oscar de la historia.

  Así pués, Mankiewicz nos mete en un barco para hacer un crucero por el Nilo, y encontrandonos de sopetón ante el milenario Egipto, para enterarnos que el cónsul romano Julio César ha acudido a Alejandría, para evitar una guerra entre el rey Tolomeo y su hermana Cleopatra. Cautivado por la belleza de la mujer, la proclama reina de Egipto, al mismo tiempo que se casa con ella. De regreso a Roma, Julio César se encuentra con ciertas enemistades en el Senado. Cuando Cleopatra irrumpe triunfalmente en la capital del imperio, los enemigos del César se conjuran para asesinarlo, y Octavio se hace con el poder. Las cosas se complican, cuando Marco Antonio, un lider entre las legiones romanas, se enamora locamente de la reina de Egipto...

  Espectacular super-producción, y quizá la película que más contrariedades ha creado en toda la historia del cine, y tal vez por ello, tenga una atracción especial. Una película, que de verdad ha vertido rios de tinta, pero a mí, me gustó, y mucho, si señor me gustó a pesar de todo, porque es una historia que llega a atraparte desde el primer instante, ya que contiene una puesta en escena que es verdaderamente asombrosa. Hay algunos momentos, y debido a su monumental duracción (250 minutos), que se hace algo pesada, y en lo cual la película decae, digamos que un poco, pero se compensa con otras escenas verdaderamente impresionantes, escenas que ya de por si, forman parte de la historia del cine universal de todos los géneros, y sin ir más lejos la de la entrada de Cleopatra en Roma, una escena donde todo es majestuoso, y que ya de por si, vale por media película. Y si esta es espectacular, también las hay tremendamente dramáticas, como la de el suicidio de la reina, e incluso algo digamos que subidas, tal como la de su baño de leche. Pero "Cleopatra", tiene muchísimo más, porque también nos encontramos con unos diálogos entre sus personajes centrales, propios del mejor cine clásico. Si, hay que reconocer que es un poco "larga", pero yo no le cortaría ni un minuto de su metraje, ya que no sería la misma mítica película.

  Imponente, la banda sonora dirigida por uno de los mejores compositores de películas de género épico, su nombre Alex North, y con titulos tan memorables en su haber, como "Espartaco" ("Spartacus"), y aquí usando una orquesta de grandes dimensiones,y hasta tal punto que el disco distribuido en su dia, fue uno de los más vendidos en Estados Unidos. Y si imponente es la banda sonora, tampoco se queda atrás la fotografía, realizada en color de lujo, por uno de los cineastas con mayor cantidad de nominaciones, me refiero a Leon Shamroy "El cardenal" ("The Cardinal"), y en esta película usando toda su imaginación, para crear unas imágenes verdaderamente fascinantes e inolvidables, y además usando el sistema Todd-Ao, un revolucionario formato de 70 mm. inventado precisamente por uno de los maridos de Elizabeth Taylor, el productor Mike Tood, y en donde hizo su ensayo con la oscarizada"La vuelta al mundo en 80 dias" ("Around the World in 80 Days"-1956).

  Sensacional el elenco interpretativo, con una bellísima y esplendorosa Elizabeth Taylor, y en donde practicamente toda la película gira a su alrededor, y en uno de los papeles más glamourosos de su exitosa carrera cinematográfica, el de la emperatriz de Egipto, esa Cleopatra, que tuvo la osadia como reina de desafiar al poderoso Imperio Romano, y como mujer, tener sendos romances, con dos de sus lideres más significativos, como fueron Julio César y Marco Antonio, como digo guapísima y glamourosa con sus espectaculares y lujosos vestidos. Un personaje que quizá vivió, como si siempre fuese su último dia.

  Y junto a ella, dos colosos del cine mundial, el primero Rex Harrison "Mujeres en Venecia" ("The Honey Pot"), en un papel que le va como anillo al dedo,el de Julio César, hombre que como político diseñó el Imperio Romano, y como militar fue el más grande de los generales de la historia, y aquí también demostrando que ante todo es un hombre de carne y hueso, al quedar cautivado por la belleza de Cleopatra, haciéndola su esposa a la vez que reina, sin duda alguna el mejor Julio César que se ha llevado a la gran pantalla. Recogiéndole el testigo Marco Antonio, o lo que es lo mismo Richard Burton "La túnica sagrada" ("The Robe") metido hasta la misma muerte en el cuerpo de ese prestigioso general, héroe de mil batallas, y mano derecha del César, pero que una vez que ha conocido a la reina, se ha enamorado de ella, olvidando todo lo conquistado y hasta de su propia familia, y haciendo de su vida junto a ella, un reino independiente, a la vez que tormentoso.

  Y muy bien apollados los tres, por un largo reparto de excelentes secundarios, donde hay que destacar a Roody McDowall "La aventura del Poseidón" ("The Poseidon Adventure"), en uno de sus mejores papeles, y es que de verdad está soberbio interpretando a Octavio, un papel que es de oro puro, y al eterno Martin Landau "Con la muerte en los talones" ("North by Northwest"), pero sin olvidarnos tambien de Cesare Danova "Malas calles" ("Mean Streets"). Todos muy jóvenes y guapos, metidos impecablemente cada uno, en su traje de romano.

 En definitiva, una película de las más costosas de la historia del cine, y llena de escándalos por doquier, pero también de las más impresionantes, por su envergadura y su magestuosoidad, y que al mismo tiempo sirvió para endiosar más aún, a una mujer que es toda una leyenda viva del séptimo arte, su nombre: Elizabeth Rosemond Taylor. Una película que el tiempo ha hecho justicia con ella, convirtiéndola en una de las cien mejores de la historia del cine. Una película... Matrícula de Honor. (Aunque me manden a la guillotina).

"La pasión empieza y termina en mi"...

  "Cleopatra", logró los siguientes Oscar en el año 1963: Mejor fotografía (Leon Shamroy), Dirección artística (John De Cuir, Jack Martin Smith, Hilyard Brown, Herman Blumenthal, Elven Webb, Maurice Pelling, Boris Juraga, Walter Scott, Paul S. Fox, y RayMoyer), Vestuario (Irene Sharaft y Vittorio Nino Novarese), y Efectos visuales (Emil Kosa Jr.). Y las siguientes nominaciones: Película, Actor (Rex Harrison), Sonido, Montaje, y Banda sonora.

 

12/09/2008 19:12 Pablo #. sin tema Hay 15 comentarios.

El largo y tortuoso camino de CLEOPATRA

20080917191400-1963-cleopatra-trailer-screenshot-7-.jpg

    Algunos de mis amigos (y al igual que creo, algunos de vosotros, de seguro habreis pensado), me han preguntado, que porqué, no he puesto una anécdota o curiosidad, en la película, al igual que en la mayoría de todas las comentadas, habiendo como hay tantas y tan interesantes. Pués bien, de principio tenia pensado meter algunas de ellas, como por ejemplo: las "juergas", que se metieron Richard Burton y Liz Taylor (con el Vaticano, de por medio), o las cantidades astronómicas de dólares que se barajaron durante todo su rodaje.

    Pero después, pensé que sería mucho mejor, buscar algo por ahí, y hacer un resumen digamos que más exhaustivo, de como más o menos fué, este largo y tortuoso camino.

    "Y tú me pedias perdón a mi, por haber huido. Lloraste y diste tus razones... ¿Acaso puedo yo llorar y dar mis razones?. Les diré simplemente que te amaba. Cuando vi que tu te alejabas dejé de ver, de sentir, de oir, sólo pensaba en que te ibas... Solo pensaba que mi amor se iba y sólo quería estar con ella".

    "Dime, ¿a cuantos amastes después de él? ¿a uno? ¿diez? ¿alguno? ¿nadie? ¿te besaron con los labios, te tocaron con sus manos, gritaste su nombre en la oscuridad y a solas, te hizo reproches y le imploraste perdón a su memoria?"...

             Marco Antonio

   "Cleopatra" surgió de un modesto proyecto de Twentieh century Fox. Tras el verano de 1958, al frente del estudio estaba Spyros Skouras, quien pensó en que su muy querida actriz Joan Collins "Tierra de faraones" ("Land of the Pharaohs") se diese a conocer como mítica reina de Egipto. El productor Walter Wanger le convenció para que le ofreciese el goloso papel a una estrella de la categoría de Elizabeth Taylor. Ella aceptó el papel por un millón de dólares, más el 10% de los beneficios.

   Peter Finch "Historia de una monja ("The Nun’s Story") y Stephen Boyd "Ben-Hur" la escoltaron e interpretaron respectivamente a Julio César y Marco Antonio. La dirección del proyecto recayó sobre el viejo artesano Rouben Mamoulian, responsable de "El signo del Zorro" ("The Mark of Zorro") y "Sangre y arena" ("Blood and Sand"). Con un presupuesto de cuatro millones de dólares, el rodaje de "Cleopatra" comenzó el 30 de septiembre de 1960 en los estudios ingleses de Pinewood.

   Un mes después, Elizabeth ingresó en un hospital de Londres por culpa de una neumonía. Para complicar más las cosas, el director presentó su dimisión sin alegar razones claras. Joseph L. Mankiewicz, autor de "Eva al desnudo" ("All About Eve"), le sustituyó a partir de febrero de 1961. La actriz se reincorporó, pero enseguida volvió a enfermar. Mankiewicz decidió que el clima londinense no era bueno para ella. Tras muchas deliberaciones, los productores aceptaron continuar en Roma. Aprovechando la construcción de nuevos decorados en Cinecittá, el cineasta comenzó a rodar desde cero y contrató a Rex Harrison como Julio César y a Richard Burton como Marco Antonio.

   A finales de 1961, la película no estaba terminada y la inversión rondaba ya los 20 millones de dólares. En medio de un panorama caótico, los únicos que parecían pasárselo en grande eran Taylor y Burton. Pronto se supo la razón: entre ellos había nacido un apasionado romance, para mortificación de sus consortes, Sybil Burton y Eddie Fisher. Cuando parecía que "Cleopatra" iba a llevar a la quiebra a la Fox, el veterano Darryl F. Zanuck se puso al frente del estudio y empezaron a rodar cabezas: Skouras y Wanger fueron los primeros en caer. A pesar de todo, las últimas tomas no se concluyeron hasta marzo de 1963. La inversión total había ascendido a 44 millones de dólares.

   Promocionada como una película colosal, lo fue tanto para lo bueno como lo malo. Sólo en vestuario, Elizabeth Taylor lució 65 modelos diferentes de Irene Sharaff, que costaron 130.000 dólares. Otros 40 vestidos del diseñador Oliver Messel, nisiquiera llegaron a aparecer en la versión final. "Cleopatra" también se distinguió por su larga duración, más de cuatro horas, superando incluso las tres horas y cuarenta minutos de "Lo que el viento se llevó" ("Gone With the Wind"). La película no llegó a recuperar costes. No obstante, obtuvo nueve nominaciones a los Oscar y ganó cuatro estatuillas-mejor fotografía en color, dirección artística, diseño de vestuario y efectos especiales-, recaudó 26 millones de dólares en Estados Unidos, y terminó el año como la campeona de taquilla, por encima de "El mundo está loco, loco, loco" ("It’s a Mad, Mad, Mad, Mad World"), "Irma la dulce" ("Irma la Douce") y "Los pájaros" ("The Birds"). Sin lugar a dudas, fue una obra única en su género y un magnífico ejemplo de las grandes producciones de Hollywood.

    Señoras y Señores, que cada cual saque sus conclusiones. Saludos!!!

     Mi agradecimiento total a Larousse "EL CINE", sin cuya autorización, no me hubiese sido posible realizar este comentario.

      Muchas Gracias, Amigos!!!

 

 

 

 

17/09/2008 18:29 Pablo #. sin tema Hay 17 comentarios.

Cometieron dos errores (Hang'em High-1967)

20080921221501-18811646.jpg

"Le acribillaron a balazos, le ahorcaron y le dejaron morir... pero COMETIERON DOS ERRORES: ahorcaron a la persona equivocada y no terminaron con él"...

    Después de rodar en Europa a las órdenes de Sergio Leone la famosa triología del dólar: "Por un puñado de dólares" ("Per un pugno di dollari"), "La muerte tenia un precio" ("Per qualche dollaro in piú") y "El bueno, el feo y el malo" ("Il buono, il bruto, il cattivo"). Clint Eastwood regersó a estados Unidos, para protagonizar la que sería su primera película "made in Hollywood" y precisamente con otro western, un género con el que ya estaría vinculado durante toda su vida.

    "Cometieron dos errores", también fue la primera película salida de la factoría Malpaso, la casa productora del actor, y sacada de un guión de los californianos Leonard Freeman y Mel Goldberg, dos hombres muy poco conocidos, ya que practicamente toda su carrera la desarrollaron para la televisión, pero eso si, con series tan exitosas, como por ejemplo: "Hawaii 5-0" ("Hawaii-Five 0") el primero, y "Bonanza" el segundo. Y llevada a la pantalla, por el neoyorkino Ted Post, un veterano director, con muchas tablas para la pantalla pequeña, pero un poco verde, para la grande, ya que lo único bueno y destacable en su larga trayectoria ha sido "Harry el fuerte" ("Magnum Force"), también con Eastwood de protagonísta.

    La acción, arranca en una pequeña ciudad de Oklahoma, allá por el año 1873, y en donde un grupo de hombres, cree que un tal Jed Cooper ha robado una partida de ganado, y además asesinando a su propietario. A pesar de sus protestas, donde proclama reiteradamente su inocencia, asegurando que no robó el ganado, sino que lo compró, es subido a lo alto de un árbol para ser ahorcado...

    Una película, que a decir verdad,pudo haber dado mucho más de si, pero por ciertos motivos, no funcionó como se esperaba, y uno de los principales, fue a la hora de elegir director, no digo que el bueno de Post, sea mal director, al contrario, es un buen artesano, pero aquí no dió la talla suficiente, quedándose así, en una película mucho menor de lo que se pretendía. Cuenta pués, con las escenas típicas de las películas del oeste, con bastante acción, por parte del protagonísta, y de los malvados de turno, aunque también hay muchos momentos que pierde algo de vigor, sobre todo en las escenas, llamemósla románticas, ya que par mí, algunas parecen carentes de sentido.

    Bonita la fotografía en color, a cargo del también californiano Richard Kline "Doble impacto" ("Double Impact"), y del neoyorkino Leonard South "La trama" ("Family Plot") (esta película fué la última dirigida por el mago del suspense, me refiero a el gran Alfred Hitchcock), y aquí creando muy buenos primeros planos, y sobre todo recreándose en el maltrecho cuerpo del pobre Cooper, pero lo estropearon con el abuso de los zomms, y en donde hay momentos verdaderamente mareantes. Fallida, y es la verdad, la banda sonora (lo peor de la película), dirigida por el excelente (aunque aquí chirrió demasiado) compositor nacido en New Haven (Connecticut), Dominic Frontiere, y con piezas en su haber como por ejemplo el crepúscular western "Chisum", pero en esta historia, quiso emular al maestro Ennio Morricone, y la verdad, es que la música se quedó en una cosa anodina e incluso cargante, y es que, amigos y amigas, imitar al gran maestro romano, es una cosa casi imposible.

    Bien a secas, Clint Eastwood, muy lejos por supuesto de sus luegos posteriores papeles, y aquí metido en la soga de Jed Cooper, ese justiciero de mirada fria, y con solamente una obsesión: la de buscar aunque sea hasta la muerte, a esos hombres que quisieron matarlo, y en donde se tomaron la justicia por su mano. Y cuidándolo en los momentos más difíciles de su vida, y enamorándose al final (como tiene que ser), Inger Stevens "Los bucaneros" ("The Buccaneer"), una actriz de origen sueco, que pudo haber llegado a ser una gran estrella,pero su carrera se cortó a los 36 años, al suicidarse tomándose una sobre-dósis de barbitúricos, y dando vida a la joven Raquel, esa mujer que una vez que los "justicieros", le han dado por muerto, ella consigue salvarlo, llevándolo a su casa, donde allí lo cuida, como una auténtica enfermera hasta que el "muerto" recupera su salud. Y con la parejita, el inmenso y a la vez carimsmático secundario Ed Begley "Dulce pájaro de juventud" ("Sweet Bird of Youth"), y en donde aquí,como es de esperar, hace otro de sus impresionantes papeles, el del malvado capitán Wilson, ese temible oficial de la justicia, que no dudó en ningún momento en ahorcar a un inocente, pero cometió dos errores: el primero, colgar a un inocente, el segundo, dejarle todavía con vida.

    En resumidas cuentas, una discreta película, pudo haber dado mucho más jugo (aunque suene a tópico), pero de todas formas se deja de ver, y auque solamente sea, por ser la primera película que significó, el retorno de un hombre a las auténticas raices del western americano. Su nombre Clint, su apellido Eastwood. Aprobado.

    Como curiosidad, esta película, y como ya he dicho al principio, fue la primera donde en los títulos de crédito figuraba por primera vez, la compañía de Eastwood, Malpaso, que habia creado poco antes, pensando en principio para que sirviera como agencia para sus posteriores trabajos como actor. Con el tiempo, y sobre todo desde que el actor se pasara a la dirección, The Malpaso Company, pasó a convertirse en una potente productora en toda regla.

 

 

21/09/2008 21:52 Pablo #. sin tema Hay 22 comentarios.

Calle Mayor (1956)

20080930024905-betsy.jpg

Esta película no es la historia de una broma, sino la presentación de un clima que hace posibles esa y otras muchas bromas...
"¿Y si todo fuera un engaño?"
"Si se cayera la luna, sino me quisieras..." ¡Dios mio!

  Una gran película, si señor, quizá la mejor de Juan Antonio Bardem, junto con "Muerte de un ciclista".

  "Calle Mayor", es la segunda versión llevada al cine de la interesante obra de teatro "La señorita de Trévelez", del célebre comediográfo alicantino Carlos Arniches. La primera data del año 1936 dirigida por Edgar Neville, e interprtada por Antoñita Colomé. Y veinte años después, Bardem en el mejor momento internacional de su carrera, rodó esta segunda versión, que aunqu menos fiel que su original, fue mucho más imaginativa, y por supuesto mucho más personal.

  Así pués, el sensacional realizador madrileño, nos lleva a una pequeña ciudad de provincias allá por el año 1956, y nos da una vuelta por casi toda la ciudad, para meternos en la vida de una mujer soltera hija de un coronel retirado y llamada Isabel Castro, que victima de una broma pesada, pierde lo que vulgarmente se llama el último tranvia...
  Estupenda, pero de verdad, y en donde Bardem se entregó en cuerpo y alma, para conseguir una historia tan sincera como veraz, y al mismo tiempo dolorosa, muy dolorosa.   Es toda una dura crítica a la cobardia de la clase media, y el abandono al que conduce la vida provinciana, pero sobretodo, es un excelente retrato de una mujer, que ya ha pasdo su juventud y que en esa pueblerina España de aquella triste y analfabeta década, solamente tiene un nombre: SOLTERONA.

  Una película dura y trágica, y que a la vez, le llega a uno a causar verdadera amargura, no solamente de la pobre protagonísta, sino también de todos sus personajes, con los "bromistas" del pueblo a la cabeza, que más que gracia, te causan asco y repugnancia.

  Contiene escenas verdaderamente sensacionales, y dignas del mejor cine,pero hay una allá al final de esta triste historia que es antológica, cuando vemos a Isabel, con esa mirada destruida, a través de la lluvia, una mirada que vale por mil palabras, mejor dicho por mil sentimientos y sufrimientos, pero también puede valer, para que esa mujer de treinta y cinco años, pueda descansar de una vez para siempre y plena de entera dignidad y entereza.
  Magistral fotografía, en blanco y negro, a cargo de un hombre con más de cien películas en su filmografía, me refiero a Michel Kelber "Notre Dame de Paris", y mostrándonos unos sorprendentes paisajes de la ciudad de Alarcón (Cuenca), y sobre todo de los escenarios naturales de Logroño, de esa calle mayor, donde toda España circulaba en aquel año del 56. Muy ajustada y solemne al mismo tiempo, la banda sonora dirigida por el húngaro (aunque nacionalizado francés) Joseph Kosma "La bestia humana" ("Le Bête humaine"), un compositor que hizo arreglos a Yves Montad y a Juliette Gréco, y por el argentino (pero hijo de españoles) Isidro Maiztegui "Cómicos", también de Bardem, y dando por supuesto mucho más realce y angustia a la película.

  Acertadísima la elección de actores, todos de talla internacional, y en donde la norteamericana Betsy Blair, vuelve a demostrar sus grandes dotes dramáticas, como ya lo hizo anteriormente con la también inolvidable "Marty", y metida hasta las entrañas en el sufrido cuerpo de Isabel, esa heroína anti-romántica donde las haya, y que solamente aspira a ver realizado su sueño (casi imposible), ser madre y esposa, pero que su despertar, será tan amargo como doloroso. Maravillosa Betsy (cuantos extraordinarios actores perdió Hollywood, por culpa de esa gilipollesca "caza de brujas".

  Y agarrando su mano, pasendo, besando, y hasta maldiciendose el dia en que nació, uno de los galanes más famosos de por aquel entonces, el asturiano José Suárez "A tiro limpio", como Juan, ese clásico burgues dormido en su cobardia. Quizá años atrás albergaba grandes esperanzas,pero hoy todo lo ha ido perdiendo, olvidando, al dejarse llevar por una cómoda rutina. Un personaje que convive con el pasado desde hace mucho tiempo, pero que está muerto, y por eso acepta esa broma, una broma que desgraciadamente irá demasiado lejos.

  Como también muertos están, esos "señoritos" de via estrecha, que no tienen otra cosa que hacer, creyéndose graciosos, y lo único que consiguen es dar asco y repugnancia. Uno el alemán (aunque francés de adpoción) Yves Massard "Vampiresas 1930", los otros, el cántabro Luis Peña "Amanecer en puerta oscura", y el madrileño Manuel Alexandre (toda una leyenda viviente de nuestro cine) "Cabeza de perro", por citar una de las casi 300 películas que tiene en su casa.

  Pero todavía, hay muchos y buenos actores más en esta sensacional película, una película de las más perseguidas y castigadas por la censura del franquísmo.

  En definitiva, una admirable película, que permanece hoy en dia como una de las grandes historias del cine español. Y que lo que si está claro, que han pasado cincuenta años desde su realización y tendrán que pasar otros cincuenta, para entender de una vez la triste vida de una sociedad que parece quue nunca tiende a desaparecer. Matrícula de Honor.
  Calle Mayor", logró el Premio de la Crítica Internacional en el Festival de Venecia.

  Como anécdota, en enero de 1956 se inició el rodaje de interiores en los estudios Chamartín de Madrid, después de que el guión fuese reducido en unas 20 secuencias. Algunas fueron eliminadas por la censura, y otras suprimidas por el propio Bardem, como una en la que Juan trataba de reconciliarse con Isabel, y ella lo rechazaba en la mejor tradicción de "La heredera" ("The Heiress") de William Wyler.

  Y como curiosidad, los exteriores empezaron a rodarse en Palencia, pero la policia detuvo a Bardem, y después de estar unos dias encarcelado, todo el equipo de rodaje se trasladó a Cuenca y Logroño, donde se rodó toda la película. Su estreno mundial fué precisamente en Logroño el dia 30 de noviembre de 1956 en el cine Rialto.

30/09/2008 02:49 Pablo #. sin tema Hay 14 comentarios.


Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris