RelojesWebGratis!
Diciembre 2010 | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Diciembre de 2010.

HASTA SIEMPRE!!!

20101207204623-imgluis-garcia-berlanga4.jpg

Luis García Berlanga

Un valiente director

Luis Garcia Berlanga estaba unanimamente considerado como uno de los maestros más valientes del cine español. Director y guionísta nació en Valencia en el seno de una familia burguesa. Abandonó sus estudios de filosofía y letras y derecho para enrolarse en la División Azul y salvar la vida a su padre, condenado por las fuerzas rebeldes victoriosas al mando del general Franco. A su regreso empieza a pintar, dirigir cine-clubs y escribir críticas de cine en la revista Acción y el diario Las Provincias.

En 1947 ingresó en la especialidad de dirección en la primera promoción del Instituto de Investigaciones y Experiencias Cinematográficas y se graduó con la práctica "El circo" (1949). La primera parte de su obra se extiende desde la comedia realista "Esa pareja feliz" (1951), que codirige con Juan Antonio Bardem, hasta la ambiciosa comedia religiosa destrozada por la censura "Los jueves, milagro" (1957), una brillante adaptación a la manera de ser española del neorrealísmo italiano, la comedia inglesa y el ternurísmo francés, de actualidad en la posguerra europea.

Sus grandes éxitos de esta etapa son "¡Bienvenido, Mister Marshall!" (1952) original y divertida crítica al plan de ayuda de los norteamericanos a Europa, y "Calabuch" (1956), la más intrascendente e italiana de sus comedias, pero su mejor trabajo es "Novio a la vista" (1953), una visión divertida, sentimental y amarga en un tradicional veraneo en una playa de principios del siglo XX.

La segunda parte de su obra se caracteriza por la colaboración con el guionísta Rafael Azcona, que hace que el ternurísmo se convierta en humor negro, mientras el hábil montaje de planos cortos da paso a complejos planos largos, en "Plácido" (1961), duro retrato de una campaña navideña, y en su obra maestra "El verdugo" (1963), divertido, negro y eficaz alegato contra la pena de muerte. La cada vez mayor presión de la censura del régimen de Franco hace que durante los siguientes diez años se le prohiban varios guiones y sólo puede rodar las irregulares comedias negras "La boutique" (1967), en Argentina, y "¡Vivan los novios!" (1969), con problemas de producción.

Tras el paréntisis de "Tamaño natural" (1973), chiiriante y divertida fábula sobre las relacciones hombre-mujer, que la censura le obliga a ambientarla en Paris y rodar en coproducción con Francia, con la llegada de la democracia comienza la tercera parte de su obra, que entronca con la comedia más popular. Siempre con Azcona como guionísta, dirige la triología formada por "La escopeta nacional" (1978), "Patrimonio nacional" (1980) y "Nacional III" (1982), que narra la transición de la sociedad española de la dictadura al socialísmo a través de las desventuras de la monárquica familia Leguineche que tiene el mérito de ser una de las pocas películas de estos años que tratan sobre la realidad nacional.

Menos interés tienen "La vaquilla" (1985), un viejo guión sobre la Guerra Española que consigue realizar casi veinticinco años después de escribirlo con Azcona y, sobre todo, "Moros y cristianos" (1987), una disparatada comedia turronera que marcó el final de su colaboración con Rafael Azcona. Tanto la primonitora "Todos a la cárcel" (1993), sobre el alto grado de corrupción alcanzado durante el final de la etapa del gobierno socialísta, como la fallida y última película "Paris Tombuctú" (1999), donde no consigue engranar los problemas de un hombre acabado que huye de su vida con la enloquecida realidad del pueblecito mediterráneo al que va a parar, y que tras su estreno anunció que se retiraba del cine, bajando así el telón de una de las filmografías más únicas e infravaloradas del cine europeo de la posguerra.

Su única incursión en la televisión fue la interesante serie "Blasco Ibáñez" (1997), sobre la vida del internacional escritor valenciano.

Luis García Berlanga Marti - Valencia - 12 - julio - 1921 - Madrid - 13 - noviembre - 2010

¡DESCANSE EN PAZ!

A modo de curiosidad decir que si Alfred Hitchcock salía brevemente en todas sus películas, Berlanga colocaba en todos sus filmes la palabra "austrohúngaro". El director afirmaba que rodaba casi siempre con los mismos actores por pura vaguería. Y que esos planos secuencia tan largos, y que tanta fama le dieron, los hacia para rodar cinco, seis y hasta ocho minutos sin cortar, ya que le daba una pereza enorme.

 

07/12/2010 17:14 Pablo #. sin tema Hay 9 comentarios.

Calabuch (1956)

20101230201545-39573-1619920464247-1423476693-1594111-3294456-n.jpg

En recuerdo de: Luis García Berlanga

"Una fábula, lejos del mundo"...

Otra película coral del gran Berlanga, y en donde nos relata un hermoso y al mismo tiempo inocente cuento, un cuento de cómo se puede vivir una vida maravillosa sin estar condenados a la esclavitud de la vida actual.

"Calabuch" salió gracias a la mano del mismo Berlanga acompañado de un excelente trio de escritores como eran el madrileño Leonardo Martín "La vida sigue igual", el asturiano Florentino Soria "La orilla", y el también periodísta escenógrafo y crítico cinematográfico nacido en Pesara (Italia) Ennio Flaiano "Un marciano en Roma" ("Un marziano a Roma").

Así pues, Berlanga nos mete en la vida de un sabio americano llamado Hamilton que de golpe y porrazo va a parar a un pueblo del Mediterráneo (Calabuch), para evadirse del mundo moderno y mucho más del empleo de sus teorías con propósitos nucleares...

Magnífica película, si señor, quizá no está a la altura de su laureada "Bienvenido, Mister Marshall", pero si consigue como casi siempre reirse de la pretenciosa organización que por aquel tiempo había en el pais, consiguiendo al mismo tiempo la ingenuidad pueblerina en un aire idílico y mágico, y que aunque parezca mentira tan creible como verosimil. Es también una película llena de humor de ternura, contando con escenas inolvidables como la partida de ajedrez "on-line", o la de la cárcel con el cerrojo por dentro para que entre y salga cuando le apetezca "el langosta", y que decir la de la defensa "heróica" de la ciudad, y todo esto aderezado con unos personajes entrañables e impagables.

Personajes al que dan vida unos actores en estado de gracia, capitaneados por el norteamericano Edmund Gwenn "Pero... ¿Quién mató a Harry?" ("The Trouble With Harry?"), dando vida y gracia al profesor Hamilton, ese sabio ingenuo que el pobre creía que las bombas eran buenas para la humanidad, y que al darse cuenta de su grave error se esconde junto con todos sus inventos en un maravilloso pueblecito llamado Calabuch. Un papel en el que el veterano actor logró transmitir ese matiz tan sensible como humano tan necesario para interpretar el divertido papel de ese sabio tan ingenuo como divertido.

Junto a él un inmenso ramillete de monstruos sagrados de nuestro cine tales como el insuperable José Isbert "Los dinamiteros" haciendo de D. Ramón otro inventor pero claro este era español (jajaja) y que decir del llorado y siempre recordado José Luis Ozores "El tigre de Chamberí" vestido con traje de luces y haciendose llamar Cucherito, pero ¡ojo! este no es un torero cualquiera, este es un torero especial ya que tambien lleva a cuestas al toro, como un compañero más. Y en este pueblo maravilloso e internacional tambien nos encontramos a varios y extraordinarios actores italianos como por ejemplo a Franco Fabrizi "Almas sin conciencia" ("Il Bidone"),y a Valentina Cortese "La condesa descalza" ("The Barefoot Contesse").

Todos ellos fotografiados en un glorioso blanco y negro por el madrileño Francisco Sempere "Don Quijote cabalga de nuevo", un veterano y magnífico director fotográfico con cerca de setenta películas en su historial y un hombre que colaboró con la flor y nata de los directores de su época, como fueron el citado Berlanga, Marco Ferreri, Francisco Rovira Beleta, José María Forqué, etc.etc.

Y como es de esperar muy amena y simpática la banda sonora, compuesta por el dúo italiano Angelo Francesco Lavagnino "Campanadas a media noche" ("Chimes at Midnight"), un conocido compositor nacido en Génova y con dos Nastro d’ Argento en su haber. Y por Guido Guerini, otro gran maestro de la musica italiana que vió la luz en Faenza, aunque con solamente este título en su haber cinematográfico, pero en su impresionante carrera cuenta el haber sido profesor en el Conservatorio de Parma de Florencia y de Bolonia, finalizando su carrera en el de Roma, siempre por supuesto como Director. Y así entre los dos lograron una música muy especial para amenizar sobre todo las fiestas de Calabuch, porque aquí la gente aún puede vivir con sentido del humor, con amistad y esperando a la muerte como a una vieja amiga que llega a pie, sin prisas, llevándoselo uno a uno...

En definitiva, una película preciosa, divertida, emotiva y entrañable, narrada con un lenguaje directo huyendo de los excesos y las complicaciones. Esto es "Calabuch".  Sobresaliente.

Como curiosidad toda la película está rodada en Peñíscola (Castellón), el rodaje transcurrió sin grandes problemas, puesto que intervinieron todos los habitantes del por aquel entonces pequeñito pueblo del Mediterráneo.



30/12/2010 19:00 Pablo #. sin tema Hay 6 comentarios.


Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris