RelojesWebGratis!
Abril 2009 | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2009.

Domingo negro (Black Sunday- 1976)

20090401222902-sjff-01-img0064.jpg

"Estás segura de poder controlarlo".

"En la medida con que se controla a un niño... un niño inteligente... depende de mi por completo".

Brillante a la vez que sobria película de acción con intriga incluida basada en la novela de Thomas Harris, un escritor americano y más conocido por una serie de novelas sobre su personaje más famoso, me refiero a Hannibal Lecter, que se ha convertido en todo un icono cultural. Y llevada al cine con un guión del neoyorkino Ernest Lehman "El rey y yo" ("The King and I") del dramaturgo australiano Kenneth Ross "Consejo de guerra" ("Breaker Morant") y del estadounidense, aunque nacido en La Habana, Ivan Moffat, un extraordinario escritor que se atrevió ni más ni menos, que con la colosal "Gigante" ("Giant").

"Domingo negro", lleva la firma de uno de los directores más solventes de la década de los setenta, un hombre nacido en Nueva York, y cuyo nombre es John Frankenheimer "El hombre de Alcatraz" ("Birdman of Alcatraz") por si teneis alguna duda de él.

La película gira alrededor del problema del terrorísmo en Oriente Medio y Frankenheimer nos relata la carrera contra-reloj en la que varios agentes tanto de Estados Unidos, como de Israel van pisando los talones a los terrorístas, para impedir un terrible atentado...

Una buena historia, si señor, y además repleta de acción y suspense, y aderezada con catástrofes incluidas. Y es que de verdad el director nos traslada a una visión pesimísta de un mundo yo diría que hundido, destruido y hasta maltratado por unas como siempre equivocadas decisiones políticas, (Steven Spielberg, también trató este tema en su película "Munich").

Demoledoras algunas de sus escenas y llevadas como no, con un ritmo tan preciso como acertado y culminando con las finales, en donde Frankenheimer crea tanta tensión en su relato, que le hace a uno de estar pegado en el asiento, sencillamente genial, de verdad os lo digo. Escenas pués, cargadas de auténtica andrenalina y gracias a las interpretaciones de unos actores de categoría internacional.

Comenzando con el inglés Robert Shaw, un excelente y sobrio actor fallecido prematuramente pero que nos dejó para el recuerdo papeles tan memorables, como el del capitán Quint, aquel primer caza-tiburones de la ya mítica "Tiburón" ("Jaws"), y en este maldito domingo negro, metido en el personaje central del Mayor David Kabakow el líder del grupo anti-terrorísta que no solamente se dedica a ser el bueno de la película, si no que salva al mundo de un desastre total, gracias a su rapidez y eficacia.

Y dándole buena réplica y llevándole por el camino de la amargura, la suiza Marthe Keller "Ojos negros" ("Oci ciorne") encarnando a Dahlia, una joven agente perteneciente al grupo terrorísta "Septiembre negro" y que en un descuido de Kabakow, esta escapa produciéndose así esa carrera contra-reloj, antes dicha, ya que está preparando un enorme atentado en Estados Unidos, junto al norteamericano nacido en Chicago, Bruce Dern "Todos los caballos bellos" ("All the Pretty Horses"), metido en el uniforme del capitán Michael Lander, y atención al cameo del propio Frankenheimer, como el director (por supuesto) de una cadena de Televisión.

Y excelentemente fotografiados a todo color y en pantalla grande, por el texano John A. Alonzo, un pionero de la fotografía y creador de una técnica de iluminación diferente, pero que quizá sea recordado por su inmejorable trabajo en "El precio del poder" ("Scarface"), y aquí por supuesto tampoco quedándose manco, ya que logra unas espectaculares fotografías repletas de una enorme acción, y rodadas con gran maestría, las espectaculares persecuciones con tiroteos incluidos por las calles de Nueva Orleans, son dignas de verse.

De la banda sonora pués que se va a decir, llevando como lleva el sello del maestro norteamericano David Amram "Esplendor en la hierba" ("Splendor in the Grass"), para que veais más o menos de quien se trata, un polifacético compositor que también se dió a conocer como escritor, y que llegó a colaborar con personajes tan célebres como por ejemplo: el insuperable Leonard Bernstein en la musica, y el mítico Arthur Miller en el apartado de la escritura.

En definitiva, una estupenda pelicula llena de acción y tensión,y que para mi, es algo más que un relato llevado al cine de terror y suspense. Notable.

A modo histórico, el "Septiembre negro" fue una organización terrorísta palestina fundada en 1970, y su acto más conocido fue la "masacre de Munich", nombre que se le dió al secuestro y asesinato de once atletas israelies durante los Juegos Olímpicos de 1972. En el acto perdieron la vida cinco miembros del grupo terrorísta y un policia alemán.

En 1973 la organización fue totalmente desmantelada, aunque en 1974 y a raiz de otros actos terrorístas por distintas agrupaciones la comenzaron a relacionar, pero lo más probable es que grupos como por ejemplo: Abu Nidal y el Frente de Liberación Palestino, fuesen los encargados de tales atentados.

 

01/04/2009 19:00 Pablo #. sin tema Hay 9 comentarios.

HASTA SIEMPRE!!!

Natasha Richardson

"Muy Natasha"

Cumpliendo el tópico que rodea a las familias de intérpretes, la vida de Natasha Richardson no escapó a la profesión de su madre Vanessa Redgrave, de sus tios, Corin y Lynn, y de sus abuelos, sir Michael Redgrave y Rachel Kempson. Hija además del cineasta Tony Richardson, uno de los cabecillas del free cinema, miembro de una de las grandes sagas de actores ingleses, que por ahora cierran ella y su hermana Joely Richardson, dos años más joven.

Natasha Richardson falleció a los 45 años tras golpearse el pasado 18 de marzo en la cabeza en un accidente de esqui en la estación de Mont Tremblant, cerca de Quebec (Canadá). Trasladada primero a una clínica cercana, cuando parecía que su estado no era grave, posteriormente fue atendida en el hospital de Sacré-Coeur, en Montreal, donde Richardson entró en coma por culpa de un traumatísmo craneal.

A su lado ya estaba su marido, el también actor Liam Neeson, que viajó desde Toronto donde rodaba la película "Chloe", y en Nueva York, en el domicilio familiar, se quedó Vanessa Redgrave al cuidado de los dos hijos de la pareja. Un portavoz del complejo de Mont Tremblant aseguró: "La actriz se resbaló en una pista para principiantes, mientras recibía una lección de esqui. Iba acompañada de un instructor, que llamó a una patrulla, y, a pesar de que al principio no mostraba ninguna herida, fue inmovilizada por su seguridad. Solo una hora después empezó a sentirse mal".

A petición de su marido, y para que los hijos estuvieran a su lado, un jet privado trasladó al matrimonio al dia siguiente a Nueva York, al hospital Lennox Hill, donde su situación crítica empeoró a muerte cerebral. Allí sus amigos y su familia pudieron despedirse de ella.

Richardson disfrutaba mucho más con el teatro que en el cine y la televisión, aunque la primera vez que actuó en un filme de su padre, "La última carga" ("The Charge of the Light Brigade"), con cuatro años. Estudió en la Central School of Spech and Drama de Londres, su ciudad natal, y volvió ya como profesional detrás de las cámaras en "Every pictures tells store", en 1984, a sus 21 años. A partir de ese momento compaginó el cine con el teatro, tanto en Londres como en Broadway. En la capital británica debutó en el West End con un montaje de "La gaviota", de Chejov, con el que ganó el galardón al mejor debutante en los premios de la crítica teatral de Londres.

En 1986 actuó en "Gothia", de Ken Russell, y su interpretación llamó la atención de Pat O’Connor, que le llamó para "Un mes en el campo" ("A Month in the Country"), con Colin Firth y Kenneth Branagh, y de Paul Schrader, que la contrató para protagonizar "Patty Hearts". Entre los múltiples premios teatrales que ha cosechado a lo largo de su carrera está un Tony en 1988 por su participación en la versión de "Cabaret" que dirigió Sam Mendes, en Broadway, y todo un tipo de galardones, tanto en Londres como en Nueva York, por su trabajo en "Anna Christie". Su colaboración con Sam Mendes y la compañía Roundabout se repitió con éxito en 2005, cuando encarnó a Blanche Du Bois en "Un tranvia llamado deseo", con John C. Reilly como Stanley Kowalski.

En el cine las cosas le fueron bien hasta mediados de los noventa. Tras "Patty Hearst", enlazó "Creadoresde sombras" ("Fat Man and Little Boy"), con Paul Newman, "El cuento de la doncella" ("The Handmaid’s Tale"), de Volker Schlöndorff y con Robert Duvall, "El placer de los extraños" ("The Comfortof Strangers"), de nuevo con Schrader, o "El pico de las viudas" ("Widows’ Peak"), de John Irvin.

Divorciada del cineasta Robert Fox, en 1994 conoció en el rodaje de "Nell" a su actual marido, Liam Neeson, y decidió relajar su vida profesional para dedicarse a su familia, un parón que sólo traicionó en 1998 cuando encarnó a la madre de Lindsay Lohan en "Tu a Londres y yo a California" ("The Parent Trap"). Con el cambio de siglo y tras el éxito de "Cabaret", Richardson volvió a la gran pantalla con "Chelsea Walls", "Waking Up in Reno", "Sucedió en Manhattan" ("Maid in Manhattan"), la estupenda "Obsesion" ("Ayslum") o "La condesa rusa" ("The White Countess"). El año pasado, en "El atardecer" ("Evening"), de Lajos Koltai, cumplió un sueño largo tiempo ansiado, trabajar con su madre (y hacer en la pantalla también de madre e hija), y en un drama sentimental con secreto familiar en su interior titulado "Wild Child", su último papel en el cine.

De carácter guerrillero, no se amilanó cuando varios periódicos aseguraron en 1998 que su matrimonio estaba en crisis, y ganó el posterior juicio por libelo en Estados Unidos (poseia la nacionalidad estadounidense). Reputada cocinera, su casa era lugar de encuentro en Nueva York de la numerosa colonia actual británica.

NATASHA RICHARDSON - Londres - 11 - mayo - 1963 - Nueva York - 18 - marzo - 2009.

¡DESCANSE EN PAZ!

 

 

05/04/2009 19:51 Pablo #. sin tema Hay 8 comentarios.

La condesa rusa (The White Countess-2005)

20090416233055-282433-nphoto.jpg

 

En recuerdo de: Natasha Richardson

"Una mujer condenada a realizar un trabajo deshonroso, en medio de una terrible vorágine"...

Interesante y correcta película a la vez, aunque sin embargo pienso que podía haber sido mucho mejor, y dirigida por el californiano nacido en Berkeley, James Ivory "La copa dorada" ("The Golden Bowl"), un director que aparentemente todas sus películas son muy parecidas, pero que a la hora de la verdad unas se quedan más cortas que otras. Y esta para mí, se encuentra entre estas últimas, pero que correcta y algo interesante si es, de verdad.

"La condesa rusa", está basada en un guión del japonés Kazuo Ishiguro un novelísta que aunque nacido en Nagasaki a los seis años se trasladó con su familia a Londres donde allí fijaría su residencia definitiva, y con películas tan notables en su haber, como por ejemplo: "Lo que queda del dia" ("The Remains of the Day"), también de Ivory.

Este pues, nos traslada a la ciudad de Shangai, allá por el año 1936 y en donde en dicha ciudad corren muy malos tiempos, ya que las intrigas políticas y la ocupación japonesa con el célebre y sangriento bombardeo a la ciudad, los dramas personales se van enmarcando en toda una inmensa vorágine humana a causa tanto de los judios europeos, como de los rusos exiliados y como no, con los japoneses dedicados a los más miserables negocios...

Muy buenas algunas de sus escenas y con una colosal ambientación, aquí si que se ve muy bien ese gusto estético que siempre ha tenido Ivory a la hora de elaborar esta clase de historias, donde hay que destacar sobre todo las escenas de las bayonetas, aunque también a decir verdad, para mi, le faltan diria que un poco de emoción, pero Ivory es así, y así hay que aceptarlo.

Excelente, para mi lo mejor de la película, la fotografía en color a cargo del australiano Christopher Doyle "Eros", un hombre que practicamente todo su trabajo lo ha realizado para directores orientales, como por ejemplo: Wong Kar-wai y Zhang Yuan, teniendo en sus vitrinas el Premio a la Mejor Fotografía de Cine de Asia, logrado en el año 1983. Y aquí deleitándonos con unas magníficas tomas dando la sensación de encontrarnos en ese Shangai de los años 30, una ciudad donde la mayoría de antes de la guerra los restos están rodeados de modernos rascacielos e inmensas y luminosas luces de neón, una como digo excelente ambientación, lo mejor de la película, si señor.

Bonita, pero tampoco para tirar cohetes, ya que algunas veces está carente de ritmo, me refiero a la banda sonora del compositor norteamericano nacido en Massachusetts, Richard Robbins "Place Vandôme", y en esta condesa rusa, ofreciéndonos un buen ramillete de melodias (aunque como bien digo, algunas carentes de ritmo), pero si nos podemos encontrar, o mejor oir, con algunas composiciones de jazz, como por ejemplo: "Mood Indigo" del mítico Duke Ellington, y hasta incluso el célebre "Carnaval" (Opus 9) del inigualable Robert Schuman.

Y atención a los actores, que aunque hay que reconocer no están a su altura ni mucho menos, si es interesante ver juntas al clan Redgrave, es decir a Vanessa, a su hermana Lyn, y a su hija Natasha. Aunque los protagonístas de esta historia son la pareja formada por el inglés Ralph Fiennes "El jardinero fiel" ("The Constant Gardener"), metido en el cuerpo de Tood Jackson, un ex-diplomático ciego, con un pasado traumático, y que está a vuelta de todo, para así enterrar de una vez y para siempre ese pasado que lo atormenta dia tras dia.

Y, la bellísima y tristemente desaparecida Natasha Richardson "El pico de las viudas" ("Widows’ Peak"), dentro del alma de esa tal Sofia Belinskya, una joven y bella condesa rusa pero ya en sus horas bajas, y que sobrevive a salto de mata, como dama de compañia (o prostituta ocasional), en clubes nocturnos, solamente para poder mantener a su extensa y abigarrada familia. Y acompañándoles en la aventura nos encontramos con un extraordinario plantel de auténticos secundarios, entre ellos como bien digo un poco más arriba, la madre de Natasha, la gran e inimitable Vanessa Redgrave "La casa de los espíritus" ("The House of the Spirits"), y a su hermana Lynn Redgrave "Algo casi perfecto" ("The Next Best Thing"), y sin olvidar al gran actor japonés Hiryuki Sanada "El último samurai" ("The Last Samurai").

En fín, una correcta película, pudo haber sido toda una maravilla (aunque suene a tópico), ya que el bueno de Ivory desperdició una tremenda y gran historia, pero que le faltó algo de épica, quedándose corto el espectáculo. Pero como ya he dicho, y lo dicen, el cineasta californiano, así nació, y así  pienso que morirá. Aprobado.

Como anécdota, esta fue la última película producida por el indio Ismail Merchant, un productor con seis Oscar en su haber, y más de cincuenta películas producidas.

 

 

 

16/04/2009 22:26 Pablo #. sin tema Hay 8 comentarios.

Dias de vino y rosas (Days of Wine and Roses-1962)

20090423234722-pelicula-470-981.jpg

 

"Recoged las rosas mientras podais.

Largos no son los dias de Vino y Rosas.

De un nebuloso sueño,

surge nuestro sendero,

y se pierde en otro sueño"...

Impresionante y a la vez desgarradora película y sin duda alguna y junto a "Dias sin huella" ("The Lost Weekend") de Billy Wilder, la mejor historia realizada sobre el escabroso tema del alcoholísmo.

"Dias de vino y rosas" está basada en un telefilme realizado en 1958 por John Frankenheimer "Siete dias de mayo" ("Seven Days in May") por citar una de sus inimitables películas, e interpretado por Cliff Robertson "Charly" y Piper Laurie "El buscavidas" ("The Hustler").

Esta historia nos la cuenta el productor, guionísta y sobre todo director nacido en Oklahoma, Blake Edwards, si amigos el padre de "La pantera rosa" ("The Pink Panther"), y gracias también a un estupendo guión del texano J. P. Miller, un destacado dramaturgo con tres nominaciones al Premio Emy, y que alcanzó la gloria gracias a esta película (el telefilme también es obra suya) por supuesto, aunque también obra en su poder la contundente "Los jóvenes salvajes" ("The Young Savages") también de Frankenheimer.

Así pues, el aquí incomparable Edwards nos mete en lo que a priori parece ser una divertida de sus muchas comedias que obran en su haber, para después finalizar en un terrible drama. Un terrible drama sobre el descenso a los infiernos de un matrimonio de clase media americana. El un relaciones públicas de una gran empresa y ella, una secretaria de la misma, ambos se conocen, contraen matrimonio y comienzan una vida feliz, especialmente tras el nacimiento de una preciosa niña. Pero, a partir de ahora la historia es cuando verdaderamente cambia su destino...

Impresionante película, si señor, y en donde Edwards no escatima en nada para mostrarnos lo que verdaderamente es el alcoholísmo en toda su dimensión y miseria, y mostrándonos unas escenas tan terribles como desgarradoras, tan desgarradoras como crueles, tan crueles como la vida misma. Imponente Edward, pero en todos los sentidos. La escena en el vivero buscando el protagonísta la botella de alcohol, rebuscando maceta por maceta, destrozándolo todo, una escena que ya ha pasado a los anales de la historia del cine dramático. Y que decir de los diálogos: "Nos hemos convertido en unos borrachos. Esa el la única razón de que me hayan echado de cinco empleos en un año". Increibles como auténticos, de verdad.

Como increible son las imágenes en blanco y negro llevadas de la mano del californiano Philp Lathrop, un fiel colaborador de Edwards, pero en su haber también cuenta con grandes películas, como por ejemplo: "El rey del juego" ("The Cincinnati Kid") y en esta impactante historia mostrándonos unas imágenes verderamente soberbias y duras a la vez, pero también conmovedoras.

Y aderezada con una magistral banda sonora de otro magistral maestro, estoy hablando del mítico Henry Mancini, otro asiduo colaborador del director y con casi trescientas partituras de películas en su haber, aunque solamente con un Oscar en sus vitrinas, precisamente lo logró en esta película, y aquí consiguiendo el hombre aliviar un poco con sus melodias las realístas imágenes que estamos viendo en la pantalla.

Soberbias la interpretaciones de ese matrimonio llevados a la locura por culpa de una maldita botella de licor. El, Jack Lemmon "El apartamento" ("The Apartment") en su primera incursión cinematográfica en el campo del drama, dando vida a ese joven ejecutivo de relaciones públicas llamado Joe Clay, un hombre con problemas con la bebida, puesto que lo utiliza como via de escape a sus problemas laborales. Inmenso nadie se creia que Lemmon pudiese meterse en este papel de tan grandes dimensiones dramáticas. Ella, Lee Remick "Chantaje a una mujer" ("Experiment in Terror"), dando muerte a Kirsten Arneson, esa bella mujer a quien apasiona el chocolate, pero que una vez casada, esa pasión la cambia por el alcohol, no encontrando la necesaria fuerza de voluntad para dejarlo, y seguir los pasos de su marido. Extraordinaria y bellísima, incluso despeinada y con una botella de ginebra en la mano, o lo que es peor, en la boca.

Y junto a ellos, un eterno secundario de lujo, el incomparable Charles Bickford "Duelo al sol" ("Duel in the Sunn"), dando vida y muerte a Ellis Arnesen, padre de Kirsten, ese hombre de nacionalidad sueca, dueño de un vivero que decide ayudarles trayéndolos a su casa para trabajar en el campo, y afiliándoles a una asociación de "alcohólicos anónimos", consiguiéndo aparentemente que dejen la bebida para siempre, pero... Grandiosos los tres, en unas actuaciones portentosas en verdadero estado puro.

En definitiva, una impactante historia sobre el alcoholísmo y sus terribles consecuencias, y en donde de hay que reconocer fue una verdadera lástima que el genial Blake Edwards no hiciese más películas dramáticas. Una película completamente IMPRESCINDIBLE. Y con un final... Matrícula de Honor.

"Dias de vino y rosas", logró el Oscar a la Mejor canción, obra del formidable como digo Henry Mancini, canción que da título a la película "Days of Wine and Roses".

Tanto Jack Lemmon, como Lee Remick, estuvieron nominados como mejores actores principales. Premios que fueron a recaer a Gregory Peck por "Matar un ruiseñor" ("To Kill a Mockingbird") y a Anne Bancroft por "El milagro de Ana Sullivan") ("The Miracle Worker"), además también estuvo nominada al mejor diseño de vestuario (Don Feld).

 

 

 

 

23/04/2009 20:54 Pablo #. sin tema Hay 11 comentarios.

Dos en la carretera (Two for the Roadt-1967)

20090430223314-dos-en-la-carretera-discusion.jpg

"Los dos están demasiado quemados por el sol como para tocarse, y mucho menos hacer el amor. Pero están decididos a ello"...

Muy bonita película y hermosísima historia a la vez de género de comedia romántica, y sacada de un guión admirablemente escrito por el periodísta, novelísta, y por supuesto guionísta nacido en Chicago, aunque se instaló muy joven en Inglaterra, su nombre: Frederic Raphael, que dos años antes subió al podium para recoger su Oscar correspondiente, logrado por la magistral y oscarizada "Darling", de John Schlesinger.

Y llevada al cine por uno de los directores más talentosos que ha dado Hollywood, estoy hablando de un hombre nacido en Carolina del Sur, y que a pesar de tener "solamente" una treintena de películas en su haber, fue el encargado de ponerse detrás de las cámaras, para rodar quizá uno de los mejores musicales de la historia del cine, su nombre: Stanley Donen, el musical: "Cantando bajo la lluvia" ("Singin’in the Rain").

Y con él, nos vemos inmersos en una de las mejores comedias de los 60, contándonos las idas y venidas de una joven pareja que se conocieron en un viaje por Europa, hace más de doce años...

Muy bonita película, si señor, y como digo una de las mejores de aquella década, y en donde el formidable Donen, y a través de unos esplédidos flash-backs, nos va mostrando una road-movie, en una historia de amor en un único y largo viaje a través del sur de Francia, entre una pareja sumamente original, ella una vulgar pero bellísima corista, él un famoso arquitecto, y en donde hay que decir verdad la carcoma del tiempo les ha dejado una más que importante huella..

Una película de verdad, que para mi, todo pero absolutamente todo, irradia grandeza, y en donde el director nos muestra en todo su esplendor como de verdad se conlleva un proceso de enamoramiento y su posterior decadencia entre dos personas que para bien, o para mal, están destinadas a vivir juntos.

Cuenta con bellísimas escenas y algunas de ellas llenas de gran ternura (no es de sosprender que los actores mantuvieran un romance durante el rodaje), y como es de esperar con unos diálogos sumamente inteligentes "¿Qué clase de personas se pasan horas y horas sin nada que decirse?". "Los matrimonios".

Y por si esto fuese poco aderezada con unos maravillosos parajes naturales a todo color, tanto de Sant- Tropez, como de Niza, gracias a la magistral cámara del británico Christopher Challis "Chitty Chitty Bang Bang", un insigne director de fotografía con más de setenta largometrajes en su curriculum, y en donde dió comienzo su carrera trabajando en varias películas del famoso duo de directores ingleses Michael Powell y Emeric Pressburger. Y aquí como digo, deleitándonos con unos soberbios paisajes rodados todos en escenarios naturales de la Costa Azul.

Pero si preciosa es la fotografía, tampoco se queda a la zaga su banda sonora, obra de otro monstruo sagrado de la musica, su nombre: Henry Mancini "Charada" también de Donen ( se dá la casualidad de que en mi anterior comentario "Dias de vino y rosas" ("Days of Wine and Roses"), la banda sonora también era obra de él), normal ya que este hombre siempre estaba presente en los grandes acontecimientos. Y en esta road-movie, haciendonos gozar de pleno, y en donde verdaderamente se luce sobretodo es en la melancólica melodia de los títulos de crédito, que precisamente su nombre da titulo a la película, unos títulos de crédito magistrales por cierto, y creados por un famoso diseñador neoyorkino que saltó a la fama mundial por su trabajo en la primera película del famoso y mítico agente secreto James Bond, me refiero a: "Agente 007 contra el Dr. No" ("Dr. No").

Y llegamos a ese matrimonio tan singular, como peculiar, y tan peculiar, como carismático, él: Albert Finney "Bajo el volcán" ("Under the Volcano"), un famoso arquitecto llamado Mark, y que por culpa de ese ascenso en la escala social, ve como conlleva a una disminuición de su matrimonio, y ella: Audrey Hepburn "Vacaciones en Roma" ("Roman Holiday"), como Joanna, que ni siquiera el nacimiento de su hijo logra quitarle el aburrimiento y la rutina diaria de un matrimonio venido a menos. Inigualables, los dos, Finney demostrándo que el Oscar logrado por "Tom Jones", no fue una casualidad, y de Audrey que vamos a decir, demostrándo como siempre lo bella que es a la par que elegante, la diseñadora de los modelos que luce en la película, fueron obra de la célebre Mary Quant.

Pero también andaban por la Rivera francesa algunas caras muy famosas y conocidas, como por ejemplo la inglesa Eleanor Bron "Mujeres enamoradas" ("Women in Love"), y el francés Claude Dauphin "Abril en Paris" ("April in Paris"), y hasta la bellísima y tambien eterna Jacqueline Bisset "El despertar del amor" ("The Fine Art of Love").

En definitiva, una bella y elegante historia de amor (y desamor), con un fuerte componente nostágico, y en donde Donen da todo un recital sobre el matrimonio, un recital tan brillante como realista. Una película, que hay que verla para valorarla. Matrícula de Honor.

"Dos en la carretera", logró la Concha de Oro en el Festival de San Sebastián. Y estuvo nominada al Oscar al Mejor guión adaptado (Frederic Raphael).

Como curiosidad, la película tuvo un presupuesto de 4 millones de doláres, logrando  12 millones en el primer año de exibición en salas cinematográficas.

 

 

 

30/04/2009 21:11 Pablo #. sin tema Hay 8 comentarios.


Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris