RelojesWebGratis!
Octubre 2008 | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2008.

HASTA SIEMPRE!!!

20081002195452-alg-newman-sub.jpg

PAUL NEWMAN

El mito de los ojos azules

            "Me tienen sin cuidado los premios. Si quiero competividad, cojo mi coche y me dedico a las carreras". (Paul Newman)

          Paul Newman, cuyo verdadero nombre era Paul Leonard Newman, nació el 26 de enero de 1925 en Cleveland (Ohio). Hijo de padre judio alemán y de madre católica húngara, estudió ciencias en el Kenyon College, y combatió como marino en la II Guerra Mundial. Y en la posguerra estudió arte dramático en el Yale Drama School y en el Actor ’s Studio.

          Perteneciente a la generación de Marlon Brando y James Dean, formada por Lee Strasberg con sus clases de interpretación en el Actor’s Studio, en 1953 debuta como actor de teatro con gran éxito. Al año siguiente fracasa con su primera película "El cáliz de plata" ("The Silver Chalice"-1954), de Victor Saville, pero se consagra con la tercera al sustituir a James Dean en "Marcado por el odio" ("Somebody Up There Likes Me"-1956), de Robert Wise.

         Tras algunos papeles memorables, como el de Billy the Kid en "El zurdo" ("The Left-Handel Gun"-1958), de Arthur Penn, Brick en "La gata sobre el tejado de zinc" ("Cat on a Hot Tin Roof"-1958), de Richard Brooks, Ari Ben Canaan en "Exódo" ("Exodus"-1960), de Otto Preminger, y Eddie Felson en "El buscavidas" ("The Hustler"-1961), de Robert Rossen, malgasta los años sesenta en películas con poco interés, muchas dirigidas por su amigo Martin Ritt y producidas por él.

          Quizá por ello, a finales de la década comienza una carrera paralela como realizador que le permite hacer interesantes dramas, protagonizadas por su mujer Joanne Woodward, "Rachel, Rachel" en 1968, que narra la vida de una solterona con un exceso de flash-backs e intercalación de pensamientos del personaje, y "El efecto de los rayos gamma sobre las margaritas" ("The Effect of Gamma Rays on Man-in the Moon Marigolds"-1972), buen dibujo del pequeño mundo provinciano de una viuda con dos hijas, que nada tienen que ver con la idea que se tiene de él, como actor.

          Entre ambas, en su calidad de protagonísta y productor, se ve obligado a sustituir al realizador Richard A. Colla, en la fallida "Casta invencible" ("Sometimes a Greant Notion"-1971). Después de trabajar a las órdenes de Alfred Hitchcock en "Cortina rasgada" ("Torn Curtain"-1966), y encarnar al detective Harper, personaje creado por el novelista Ross MacDonald, en "Harper, investigador privado" ("Harper"-1966), de Jack Smight y "Con el agua al cuello" ("The Drowning Pool"-1975), de Stuart Rosenberg, tiene grandes éxitos con el western de acción "Dos hombres y un destino" ("Butch Cassidy and the Sundance Kid"-1969) y el policiaco en clave de comedia "El golpe" ("The Sting"-1973), ambas de George Roy Hill, y en menor medida también con "El hombre de Mackintosh" ("The Mackintosh Man"-1973), de John Huston.

           A finales de los años setenta forma parte de la "troupe" de Robert Altman en "Buffalo Bill y los indios" ("Buffalo Bill and the Indiands"-1976) y"Quinteto ("Quintet"-1979). Desde principios de los ochenta decae su ritmo de trabajo, deja de hacer papeles de galán y elige mejor sus películas, tal como demuestran "Ausencia de malicia" ("Absence of Malice"-1981), de Sydney Pollack, y "Veredicto final" ("The Verdict"-1982), de Sidney Lumet.

          Al mismo tiempo dirige "Harry e hijo" ("Harry and Son"-1984), irregular reflejo de sus malas realaciones con su propio hijo, y "El zoo de cristal" ("The Glass Menagerie"-1987), una buena y nueva versión de la famosa obra de Tennessee Williams. Entre sus pocas películas de la década de los noventa destacan la personal "El gran salto" ("The Hudsucker Proxy"-1994), de Joel Cohen, y el policiaco clásico "Al caer el sol" ("Twlight"-1997), de Robert Benton.

          Selecionado para el Oscar en nueve ocasiones, sólo lo consigue por "El color del dinero" ("The Color of Money"-1986), de Martin Scorsese, curiosa continuación de "El buscavidas" ("The Hustler"-1961), de Robert Rossen, además de otro honorífico que le concedieron en 1994. Cumplido ya los 70 años dijo por fin, adios a las cámaras, pero le volvió de nuevo a picar el gusanillo y aceptó un papel en el melodrama romántico "Mensaje en una botella" ("Message in a Bottle"-1999), de Luis Mandoki, un tema sobre los frustrados amores entre un periodísta y un pequeño armador viudo, y más tarde con "Donde esté el dinero" ("Whese the Money Is"-2000), de Marek Kaniuska, una mezcla de comedia y thriller, sobre la vida de un veterano atracador de bancos. Y poniendo broche de oro, con casi 80 años a las espaldas, volvió a asombrar a propios y extraños, con unas de las películas más sobrias sobre el género de gángster jamás realizadas "Camino a la perdición" ("Road to Perdition"-2002), de Sam Mendes.

           Aquejado de un cáncer de pulmón desde enero de 2008, se sometió al tratamiento de quimioterapia, el cual no fue efectivo, y unos meses más tarde tomó la decisión de abandonar el hospital, y pasar los últimos dias de su vida junto a su familia. Y el dia 26 de septiembre a la edad de 83 años, los ojos azules más célebres de Hollywood que no perdieron su brillo ni su efecto devastador a lo largo de cincuenta años de carrera cinematográfica, se cerraron para siempre.

         Paul Newman, se casó en diciembre de 1949 con Jacqueline Witte, de la que se divorció en enero de 1957, y que le dió tres hijos: Scott (nacido en 1950 y que se suicidó en 1979), Susan (1953) y Stephanie (1954). Volvió a casarse de nuevo el 29 de enero de 1958, con Joanne Woodward, de la que nacieron Eleanor (1959), Melisa (1961) y Cara (1965).

              "Hay momentos en que los sentimientos van mucho más allá de las palabras" (Robert Redford)

               "Era mi héroe" (Julia Roberts)

              Paul Leonard Newman - Cleveland (Ohio) - 26 - I - 1925 - Wespport (Connecticut) - 26 - IX - 2008

                                                             ¡DESCANSE EN PAZ!

02/10/2008 19:42 Pablo #. sin tema Hay 12 comentarios.

Éxodo (Exodus-1960)

20081006191752-exodus-xl-01-film-b.jpg

En recuerdo de: PAUL NEWMAN

               El mar el sol y el mundo de los dos,

                si tu te quedas junto a mi.

              Pues con tu amor aquí, no perderé la fe

              y podré tener la tierra que soñé...

                   (Dedicada con todo cariño a Mª José (ella ya sabe, que yatebale).

           " La odisea de unos hombres que, lucharon por una tierra en donde poder morir. Sin tener una tierra para poder vivir".

           Apasionante super-producción, sacada de una novela sobre la fundación del estado de Israel, por el célebre escritor estadounidense León Uris, un libro que se convirtió en todo un best-seller, encargándose del guión el polifacético Dalton Trumbo, un escritor que se atrevió con todo, incluso con dirigir una película: "Johnny cogió su fúsil" ("Johnny Got His Gun"). Y llevado al cine por el siempre extraordinario realizador nacido en Viena, aunque nacionalizado noorteamericano, Otto Preminger "Anatomía de un asesinato" ("Anatomy of a Murder"), para que veais que es verdad lo que digo.

        La historia pués, que nos cuenta Preminger nos lleva hasta Chipre en el año 1947, y en donde vemos a una enfermera norteamericana llamada Kitty Fremont, que va de visita a la isla, en busca de recuerdos de su marido, un periodísta muerto durante la guerra. Y es cuando descubre la triste situación de unos 30.000 emigrantes judios, llegados de todas partes de Europa, a quienes las autoridades británicas niegan la entrada en Palestina, manteniéndoles aislados en campos de concentración...

       Todo un clásico del cine épico, y en donde Preminger nos narra de manera espectacular, la odisea que tras muchos dias de huelga de hambre, los refugiados judios hacinados en en el "Exodus", un viejo barco anclado en el puerto, están a la espera de recibir órdenes del gobierno inglés para levantar anclas con rumbo a Israel.

        Estupenda película, de verdad, y además reflejando temas que hoy en dia están de más actualidad, como es el caso del terrorísmo, aunque aquí por supuesto esquivando muy habilmente el director, este tema, y presentándolo como una epopeya histórica más, sobre el nacimiento de dicho estado judio.

        La película hay que reconocer, es un poco larga, ya que su metraje tiene una duración aproximada de 3 horas y media, habiendo momentos (todo hay que contarlo), yo diría que algo cansinos, pero no por ello, deja de ser pesada, ni mucho menos, ya que contiene unos intensos diálogos, gracias como digo a un sólido guión de Trumbo, y al igual que con unos momentos verdaderamente culminantes y llenos de acción, como por ejemplo: la fuga de la prisión de Acre, espectacular, se diga lo que se diga, o la de la muerte del personaje de Karen, uno de los momentos más trágicos de esta historia, inolvidable, si señor.

         Como inolvidable es la banda sonora de Ernest Gold, un afamado compositor nacido al igual que Preminger en Viena, y un asiduo en la mayoría de las películas de Stanley Kramer "La hora final" ("On the Geach"), por citar una de ellas, y aquí creando una de las más admirables melodias de la historia del cine, y en donde se puede escuchar con toda su magnificencia en los títulos de crédito, diseñados magnificamente por Saul Bass "Vértigo", para que os hagais una idea.

         Y si la banda sonora es de auténtica apoteósis, la fotografía no se queda a la zaga, ya que Sam Leavitt, un excelente director de fotografía, que se consagró definitivamente al lograr el Oscar por "Fugitivos" ("The Defiant Ones"-1958), y aquí usando de manera espectacular la cámara de 70mm. y creando unas tomas largas, y un movimiento incesante que escrutan de tal manera en el sentimiento de sus personajes, como si de un ojo supremo se tratase, mejor dicho, como el ojo de Dios.

        Y atención al espectacular reparto de actores, encabezado por el recientemente fallecido Paul Newman, y aquí en uno de los papeles más revelantes de su larga y exitosa carrera cinematográfica, el de Ari ben Canaan, ese agente de la Hagannah, una organización clandestina y que lleva a cabo un audaz golpe de mano, para atraer la atención internacional sobre el problema judio. Y junto a él, la bellísima y aquí también enérgica Eva Marie Saint "La ley del silencio" ("On the Waterfront"), dando vida a Kitty Fremont, esa enfermera que acude a Chipre en busca de recuerdos, para luego unirse junto a Ari, para que 600 refugiados palestinos puedan ser evacuados a Palestina en ese viejo y destsartalado barco.

          Pero no solamente son Paul y Eva Marie, los héroes de esta gran odisea, porque por allí también andaban y dispuestos hasta incluso a morir por esa causa, Lee J. Cobb "El exorcista" ("The Exorcist"), Sal Mineo "Gigante" ("Giant"), Jill Haworth "El cardenal" ("The Cardinal"), atentos al papelón de Karen, Peter Lawford "Mujercitas" ("Little Woman"), y... bueno, interminable el reparto coral de esta impresionante historia.

         En fín, una más que estupenda película, llena tanto de emoción como de acción, y de una gran carga política, pero eso si, contada con una honradez infrecuente, ya que Preminger esquivó de manera magistral las trampas del cine de propaganda, intentando ser objetivo y presentando a la vez sus propios puntos de vista. Sobresaliente.

           "Éxodo", logró el Oscar a la Mejor banda sonora (Ernest Gold), y obtuvo las siguientes nominaciones: Actor secundario (Sal Mineo) y Fotografía en color (Sam Leavitt).

             A modo histórico, el 25 de noviembre de 1947, las Naciones Unidas votaron en favor de la partición de Palestina y la creación de Israel.

            Como curiosidad, Preminger organizó el estreno mundial en Nueva York, a beneficio del Instituto judio de Ciencias, con entradas para la proyección de la película y la cena sucesiva al precio de 400 dólares.

06/10/2008 16:23 Pablo #. sin tema Hay 14 comentarios.

Como un torrente (Some Came Running-1958)

20081018211137-some-came-running-4.jpg

           "¡Eh, soldado!...

                          ¡Parkman! Me dijeron que le despertara cuando llegaramos a Parkman"...

             Con estas palabras dichas por el conductor de un autobús, comienza este formidable melodrama dirigido por el gran Vicente Minnelli, y para mi, quizá solamente superado por "Cautivos del mal" ("The Bad and the Beautiful"), de toda su impresionante filmografía.

             "Como un torrente", está basada en una novela del escritor norteamericano James Jones, un hombre que vivió en sus carnes el bombardeo de Pearl Harbour y en donde lo reflejó en su impresionante novela "De aquí a la eternidad" ("From Here to Eternity"). Y encargándose del guión los dramaturgos John Patrick "Alta sociedad" ("High Society") y Arthur Sheekman, uno de los guionistas fetiches de los célebres Hermanos Marx.

           La pelicula pués, arranca en una pequeña ciudad de Indiana, llamada Parkman, allá por el año 1948, y de donde de un autobús se apea un tal Dave Hirch, un veterano de la Segunda Guerra Mundial, y en donde nadie sabia nada de él, desde hacía más de una docena de años...

        Vigorosa película, si señor, y en donde Minnelli nos hace de vibrar a todos con esta magnífica e inolvidable historia, una historia repleta de hipócritas y de perdedores, pero también de personajes nobles y sencillos, capaces de dar su vida por otros. Extraordinario Minnelli, de verdad, un hombre capaz de deleitarnos con un gran músical, como de cautivarnos con un contundente melodrama, como este inmenso torrente lleno de amor, orgullo y honor, y es que este director nacido en Chicago, nos muestra el ambiente de esa pequeña ciudad de provincias de forma magistral, y presentándonos como digo a todos sus personajes hasta su máximo exponente. Toda la película estás cargada con escenas de un gran dramatísmo, finalizando en la que posiblemente sea la más desgarradora, pero también la más hermosa.

         Sensacional el trio interpretativo, capitaneado por un Frank Sinatra, que no solamente era por aquel entonces uno de los mejores cantantes del mundo, sino también un extraordinario actor dramático, como ya lo demostró tres años atrás con "El hombre del brazo de oro" ("The Man With the Golden Arm"), y aquí como Dave Hirsh, ese escritor de poca monta, que un dia huyó de su pueblo natal, para reencontrarse al cabo de mucho tiempo con todo ese mundillo de cínicos e hipócritas en esa tristemente América profunda, y junto a él Dean Martin "Aeropuerto" ("Airport"), que tras siete años emparejado a Jerry Lewis y con cerca de una veintena de películas de género cómico, aquí tuvo su prueba de fuego, en el género dramático, metido hasta el sombrero(no se lo quitaba ni para dormir) de Bama Dillert, un alcohólico y empedernido jugador de vida un poco dudosa, y en donde entre ambos se entabla una gran amistad, un papel muy complejo, pero muy bien llevado.

        Y del brazo de los dos, una impagable Shirley MacLaine "El apartamento" ("The Apartment") (siempre he dicho que esta actriz nació "mamando" arte), porque amigos mios, que papel, llenando por completo toda la pantalla, como esa prostituta analfabeta llamada Ginnie, un personaje que nunca pierde sus esperanzas, aunque también sabe que todo puede ser inevitable, grandiosa Shirley. Pero cuidado, que también merodeaban por ese pueblo, unos buenos y grandes secundarios, como por ejemplo el siempre sobrio y eficaz Arthur Kennedy "Lawrence de Arabia" ("Lawrence of Arabia"), y la bellísima Martha Hyer "La jauría humana" ("The Chase"), todos pués, asumiendo y aceptando al mismo tiempo sus aquí falsos personajes.

           Excepcional la banda sonora llevada a cargo por el inigualable maestro, Elmer Bernstein, un artesano que siempre será recordado por la emblemática música de "Los siete magníficos" ("The Magnificent Seven"), aunque con la que tocó el cielo fue con "Millie, una chica moderna" ("Thoroughly Modern Millie"), ya que con ella, logró el ansiado Oscar, después de haber sido nominado la friolera de diez veces, y aquí aportando aún más dramatismo a esta dura historia y predominando sobretodo los temas de música de jazz.

          Y estupenda, para que no le falte de nada a esta obra maestra, la fotografía en color de William H. Daniels, un afamado cineasta, que más tarde volvería a coincidir con Sinatra y MacLaine, en el divertido musical "Can-Can" de Walter Lang.

         En definitiva, una más que estupenda película de género dramático, llena de patetísmo y genialidad. Una película de esas verdaderamente tan imprescindibles como necesarias, para los buenos amantes del cine, de ese cine con mayúsculas. Matrícula de Honor.

          "Como un torrente", estuvo nominada en los siguientes apartados: Mejor actriz (Shirley MacLaine), Actor secundario (Arthur Kennedy), Actriz secundaria (Martha Hyer), Canción ("To Love and Be Loved") y Vestuario (Walter Plunkett).

          Como curiosidad, el gran triunfador en la entrega de los Oscar de ese año fué precisamente Vicente Minnelli, por su película "Gigi", que logró un total de nueve estatuillas, entre ellas  la de mejor director y mejor película.

 

 

18/10/2008 20:32 Pablo #. sin tema Hay 18 comentarios.

Confidencias a medianoche (Pillow Talk-1959)

20081027033504-9-129-3.jpg

             "Todo vale en el amor y en la guerra"

          Primera película de las tres que protagonizaron el "matrimonio" Hudson-Day, las otras dos siguientes fueron: "Pijama para dos" ("Lover Comr Back") dirigida por Delbert Mann en 1961, y "No me mandes flores" ("Send Me No Flowers") de Norman Jewison y realizada en 1964. Y posiblemente la que más éxito obtuvo de cara al público de las tres, sobre el género de comedia-rosa, que tan buen sabor de boca dejaron allá por la década de los sesenta.

         "Confidencias a medianoche", está dirigida por Michael Gordon, un director quizá poco conocido, ya que practicamente rodó una veintena de películas, la mayoría de serie B, pero en su haber cuenta con la magistral "Cyrano de Bergerac"-1950), a mayor gloria del puertoqrriqueño José Ferrer.

         Así pués, Gordon nos cuenta una desenfadada historia, y teniendo a la "telefónica", como telón de fondo: las peripecias de un despreocupado solterón y una como no, despreocupada "solterita", él un compositor de canciones bastante famosillo, y encima un don juan empedernido, ella una coqueta decoradora de interiores, y muy poco dada a esa cosa llamada matrimonio. Pero un buen dia, y por culpa de un "cruce de líneas", deben de compartir una línea colectiva (hasta que se arregle la cosa), y a través de lo cual surge una antipatía recíproca entre ambos... Y es aquí cuando realmente comienza la historia.

          Entretenida película, de verdad, para mí, una de las mejores comedias de este género de los años sesenta y de algunos más. Y es que, el director gracias a un guión del neoyorkino Stanley Shapiro "Cuando llegue septiembre" ("Come september"), y del californiano Maurice Richlin "La pantera rosa" (The Pink Panther") (la de 1963, por supuesto), dos hombres que como bien podeis ver la comedia era su punto fuerte. Pués bien, gracias al guión de estos hombres, hace que la historia camine por una serie de diálogos sumamente hilarantes y en donde la carcajada está servida en todo momento, ya que tanto las conversaciones (telefónicas), como los lios en los (apartamentos), son un contínuo ir y venir en casi los 100 minutos que dura esta lucha de sexos.

          Cuenta pués y como es de esperar, con escenas realmente simpaticas e ingeniosas a la vez, como por ejemplo la de partir la pantalla en dos y a veces hasta en tres , para que el espectador se meta mucho más de lleno en esos diálogos chispeantes y repletos de equívocos de identidad.

          Muy bien la parejita protagónista, Rock Hudson y Doris Day, aunque hay que reconocer que él, siempre ha sido más y mejor actor que ella, pero aquí los dos destilando química por todas partes. Rock, que ya habia interpretado una gran cantidad de películas de aventuras y demostrando a la vez que también tenía sitio en el melodrama como ya lo demostró con "Gigante" ("Giant") y sobre todo con "Escrito sobre el viento" ("Written on the Wind"), y aquí dió un giro total a su carrera, para meterse en el pellejo de Brad Allen, un compositor mujeriego donde los haya y que acostumbra a cantar por teléfono a sus muchos y variados "ligues" las últimas canciones que ha compuesto, lo malo es que debe de compartir la línea con otro abonado, mejor dicho, con otra abonada, esta es ni más ni menos que Doris Day, una actriz, para mí de recursos muy escasos, ya que lo único bueno que creo que ha hecho, ha sido "El hombre que sabía demasiado" ("The Man Who Knew Too Much"-1956), pero aquí hay que reconocer que lo hace bastante bien, en un papel a su medida, el de esa tal Jane Morrow, una decoradora que la "pobre" no puede usar a penas su teléfono porque siempre está comunicando, cosa que por lo cual tenga una manía de mil diablos al citado tenorio. Los dos como digo derrochando química a raudales.

        Pero atención, porque si la pareja Hudson-Day, están sobresalientes, hay otra "pareja", que están a su altura, uno Tony Randall, un actor quizá poco conocido por muchos, ya que practicamente sus más de cincuenta años de carrera todos o casi todos, los ha dedicado a la televisión americana, pero le pudimos ver por ejemplo en "El multimillonario" ("Let’s Make Love") junto a Marilyn Monroe, y aquí dando vida a Jonathan Forbes (Jonathan para los amigos) ese jefe de ambos, aunque ninguno lo sabe, y que el "tio" pretende casarse con Jane, aunque claro está, la cosa se le pone un poco cruda. Y la otra, Thelma Ritter, si amigos mios, la ingeniosa "enfermera" del escayolado James Stewart de "La ventana indiscreta" ("Rear Window"), como Alma esa especie de "sirvienta", que se tira media película borracha, y la otra media metida en un ascensor, con un viejo ascensorista, un papel que saca petróleo, "con dos sorbos de vino, ya se sabe si es una buena botella", descacharrante de verdad.

         Muy bonita y a la vez lujosa fotografía, del californiano Arthur E. Arling, un veterano maestro fotográfico y uno de los colaboradores de la mítica "Lo que el viento se llevó" ("Gome With the Wind"), y aquí como digo al principio, usando magistralmente la cámara mostrándonos en algunas ocasiones un formato llamado ahora multivisión. Y todo esto amenizado con una acertadísima musica, llevada de la mano del famoso compositor virginiano Frank De Vol, un músico que hizo arreglos a casi todos los mejores cantantes de por aquel entonces, entre los que se encontraban Nat King Cole y Ella Fitzgerald y en el cine estuvo cuatro veces nominado, siendo en esta película una de ellas, aunque quizá la más famosa fuese la de "La ingenua explosiva" ("Cat Ballou"), película que le valió el Oscar al gran Lee Marvin. Y aquí en estas confidencias con dos canciones que fueron muy pegadizas en su momento, una la que da título a la película "Pillow Talk" ("Habla almohada"), y la otra "Roly Poly", ambas cantadas por  los dos protagonístas.

          En resumidas cuentas, una buena, simpática y divertida película, algunos han dicho de ella que se ha quedado algo antigua (será digo yo, porque todavía no existía el móvil), pero las películas hay que catalogarlas en el dia que se hicieron, y no el que la vemos, y si hubo alguién que ese dia la calificó con un sobresaliente, yo no voy a ser menos, asi que... Sobresaliente.

          "Confidencias a medianoche", logró el Oscar al Mejor Guión Original (Stanley Shapiro y Maurice Richlin), y estuvo nominada en los siguientes apartados: Mejor actriz (Doris Day), Actriz secundaria (Thelma Ritter), Dirección artística (Richard Riedel, Russell Gausmen y Ruby Levitt) y Banda sonora (Frank De Vol).

         Como curiosidad, este fué el año de "Ben-Hur", que logró la friolera de once Oscar, uno de ellos al mejor actor Charlton Heston. Bueno pués, se dió la casualidad que Rock Hudson era uno de los actores que a priori iba a interpretar el personaje del principe judio, pero los estudios de la Universal no le quisieron ceder a los de la Metro Goldwin Mayer.

27/10/2008 02:46 Pablo #. sin tema Hay 25 comentarios.


Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris