RelojesWebGratis!
Abril 2011 | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Abril de 2011.

La gata sobre el tejado de zinc (Cat on a Hot Tin Roof-1958)

20110408163846-maggie-la-gata.jpg

En recuerdo de : Elizabeth Taylor

"Este es un caso palpable, no ya de traición, si no de simple eyaculación precoz, ante el orgasmo imaginario, y de como debe castrarse una magnífica obra teatral para llevarla al cine".

Impresionante película de género dramático y todo un clásico del cine universal, dirigida por Richard Brooks "Los profesionales" ("The Professonals"), un consumado director y guionísta nacido de Philadelphia y asentado en Hollywood como un director de actores, gracias a los intensos dramas por él realizados.

La película es una adaptación del famoso dramaturgo nacido en Misisipi y Premio Pulitzer por "Un tranvía llamado deseo" ("A Streectcar Named Desire") Tennessee Williams y quizá la adaptación cinematográfica más taquillera de todas las que se han realizado de este escritor.

La acción nos lleva a una ciudad del Sur norteamericano y nos muestra de lleno la vida de una familia de clase acomodada, para ver como un ex-jugador de rugby vivevirtualmente separado de su esposa, aunque los dos habitan en una lujosa mansión, la del padre de él. También conviven con ellos otro matrimonio compuesto por el hermano mayor su esposa y sus cinco pequeños hijos. Pero un dia se enteran de que el patriarca padece una enfermedad incurable que le hará morir en un corto plazo...

Extraordinaria película, si señor, y en donde Brooks nos muestra con su habitual maestría toda una reflexión sobre una familia, con todas sus pasiones, envidias, amores y codicias. Porque desde el primer minuto todos y cada uno de los personjes nos hacen de transmitirnos todas esas sensaciones, y creando además con gran pulcritud y precisión ese clima tan mórbido e insoluble de esa ciudad sudista. Una película de verdad con una puesta en escena sumamente brillante y rica muy rica en recursos. Con escenas impagables y unos diálogos que de por sí, fueron catalogados en su dia como altamente peligrosos, y polémicos a la vez dada la censura que en los años cincuenta existía en el cine.

Diálogos que hicieron saltar chispas gracias a dos actores en la cúspide de su carrera. Ella Elizabeth Taylor "Cleopatra", dando vida a Maggie una bellísima mujer que dice sentirse como una gata sobre un tejado de zinc caliente, porque siempre esperando que su marido abra de una vez el caparazón de ese oscuro resentimiento en el que está encerrado, acusándola de ser la culpable de la muerte de su mejor amigo. El, Paul Newman "El golpe" ("The Sting") metido en el resentido cuerpo de Brick, el marido de Maggie un hombre que solamente pide ayuda a una botella de licor, siempre con una en la mano, para asi emprender su gran evasión, para asi huir de todo, del trabajo, de los problemas, de si mismo, y hasta de los brazos de su mujer. Insuperables e inolvidables los dos, pienso que en uno de los mejores papeles por ellos interpretados a lo largo de su extensa y extraordinaria carrera cinematográfica.

Y con ellos tres espléndidos secundarios, encabezado por el siempre inmenso Burl Ives "Horizontes de grandeza" ("The Big Country") como Big el patriarca de la familia, un hombre que sabe que la muerte le está esperando a la vuelta de la esquina y vive ya solamente resignado, pero intentando dejar las cosas cada una en su lugar, seguido de Madeline Sherwood "Dulce pájaro de juventud" ("Sweet Bird of Youth") y Jack Carson "Angeles sin brillo" ("The Tarnished Angels") ambos en los papeles de Mae y Gooper, un matrimonio con cinco hijos y que para ellos lo único que cuenta es ver morir al viejo para asi repartirse la herencia. Ambiciosos los dos, ambiciosos y oportunístas, pero magníficos en sus respectivos papeles, dotándolos de un realísmo sumamente efectivo.

Muy buena como es de esperar, la fotografía en color llevada bajo la dirección de William Daniels "Como un torrente" ("Some Came Running") un mítico director fotográfico nacido en Cleveland (Ohio) con cerca de doscientas películas en su filmografía y en esta gata en el tejado creando unas imágenes excepcionales, casi todas rodadas en interiores puesto que la historia se desarrolla practicamente en ubicaciones interiores: en el salón, en el dormitorio y en un subterráneo dedicado a almacén, espléndio Daniels con un movimiento de cámara muy diligente y no ocultando nunca que la película es una adaptación de una obra de teatro.

Magnífica la banda sonora del compositor nacido en Michigan, Charles Wolcott "Canción del sur" ("Song of the South") uno de los pioneros en componer canciones para cortometrajes de dibujos animados, como por ejemplo: "Pinocho" ("Disney’s Pinocchio") y "Bambi", y en esta maravillosa historia sureña, mostrándonos varios temas de distintos compositores de la M.G.M., pero sobresaliendo la Sinfonía nº5 de Beethoven.

En fin, una película perfecta por donde se mire, una película que sigue y seguirá perdurando mientras al cine se le siga considerando el maravilloso séptimo arte.  Matricula de Honor.

"La gata sobre el tejado de zinc" obtuvo las siguientes nominaciones (aunque no logró ninguna de ellas): Película, Director, Actriz (Elizabeth Taylor), Actor (Paul Newman), Guión adaptado y Fotografía. Ese año "Gigi" de Vicente Minnelli fue la gran triunfadora y a pesar de que tanto Liz como Paul partian como favoritos para hacerse con la estatuiila, al final fueron Susan Hayward por "¡Quiero vivir!" ("I Want to Live!") y David Niven por "Mesas separadas" ("Separate Tables") los que lograron alzar el Oscar.

Como anécdota en un principio la película iba a ser protagonizada por Grace Kelly y dirigida por George Cukor. Pero al abandonar Grace el cine, el papel recayó en Liz. El rodaje de la película se inició el 12 de marzo de 1958 y tuvo que ser interrumpido por un tiempo a causa del accidente de aviación que truncó la vida de Mike Tood, el entonces tercer marido de Elizabeth Taylor.

08/04/2011 16:38 Pablo #. sin tema Hay 5 comentarios.

Ben-Hur (1959)

20110420185030-ben-hur-7.jpg

  "Cuando los romanos me llevaban a las galeras estuve a punto de morir de sed, pero un hombre me dió de beber agua y volví a la vida, hubiese sido mejor rechazarla y derramarla en la arena todavía... estoy sediento".

Apoteósica película y todo un canto del cine épico histórico.

"Ben-Hur" está basada en la novela homónima de Lewis Wallace un general de la Unión en la Guerra Civil estadounidense, nacido en Indiana. Esta película es la tercera versión llevada al cine de dicha obra, la primera data del año 1907 dirigida por Sidney Alcott, la segunda en 1925 llevada de la mano por Fred Niblo "Sangre y arena" ("Blood and Sand"-1922) e interpretada por Ramón Novarro "Mata-Hari" (ambas versiones fueron mudas, como es de suponer).

Y esta tercera adaptación se la debemos a uno de los directores que quizá nadie como él haya podido contar mejor una historia en el cine, me refiero al multipremiado William Wyler "La gran prueba" ("Friendly Persuasion"), Wyler nació en Alemania, pero contando veinte años se trasladó a Estados Unidos, donde logró cuatro Oscar y ser nominado en quince ocasiones.

Asi pues, con la novela del general Wallace y en colaboración con el guionísta nacido en Washington, Karl Tunberg "Beau Brummell", William Wyler nos lleva a los tiempos de Jesucristo y en donde un tribuno llamado Mesala regresa a Jerusalén y va a visitar a su amigo de la juventud Judá Ben-Hur, el hijo mayor de una noble familia judia, pero se enfrentan en una discusión política. Con la excusa de la caida de una de las tejas de la casa de Ben-Hur sobre el nuevo procurador romano, Mesala manda a galeras a Judá, y a prisión a su madre y hermana...

Imbatida durante cuarenta años con el record de los Oscar. "Ben-Hur" es una película que ha marcado la historia del cine y que por tanto es imperecedera, ya que el paso del tiempo jamás conseguirá borrarla.

Kolosal película, si señor, pero con mayúsculas, y en donde Wyler no escatimó en medios para conseguir como digo al principio, todo un canto glorioso al cine de este género. Toda una obra maestra se mire por donde se mire, puesto que aquí todo es espectáculo puro, por su forma de llevarlo a la gran pantalla, es una película que de verdad te engancha ya con los títulos de crédito y no te suelta hasta su minuto final. Cuenta con escenas verdaderamente espectaculares, y en donde hay que destacar, una: la de la carrera de cuadrigas sobre la arena de circo romano, impresionante con una duración de veinte minutos y cuyo rodaje duró cerca de dos meses, en esta escena Wyler echó mano de otro prestigioso realizador Andrew Marton "Fuego verde" ("Green Fire"), que fue el encargado de la segunda unidad, la otra: la de la batalla naval, realizada con gigantescas maquetas de madera y en donde se usó un lago artificial. Sensacionales escenas quedadas ya en los anales del cine.

Como sensacionales están todos su actores (tenía que ser así) con un Charlton Heston "Cuando ruge la marabunta" ("The Naked Jungle") en el papel de su vida Judá Ben-Hur ese noble judio que, al no comulgar con las creencias políticas de su amigo romano, ve como su vida cambia totalmente al ser injustamente condenado a morir en las galeras de guerra, hasta que en una batalla salva la vida de un cónsul y este le devuelve la libertad. Y junto a él, su mejor amigo al principio para convertirse después en su peor enemigo, Stephen Boyd "Viaje alucinante" ("Fantastic Voyage") como Mesala, un joven tribuno amigo íntimo de Judá, pero encarnizado enenigo después, un hombre poseido por la crueldad, que lo hace de mandar a una muerte segura, aún sabiendo de su inocencia, lo mismo que a su madre y hermana. Enormes los dos, aunque bien es cierto que Heston lo eclipsa un poco, ya que todo el peso de la película recae sobre él.

Y en esta historia de los tiempos de Augusto y Tiberio también nos encotramos a unos secundarios verdaderamente en estado de gracia tal es el caso de Jack Hawkins "El puente sobre el rio Kwai" ("The Bridge the River Kwai") metido en la armadura de Quinto Arrio un cónsul romano que en agradecimiento por salvarle la vida le nombra hijo adoptivo y ciudadano romano, Martha Scott "En el viejo Oklahoma" ("In Old Oklahoma") y Cathy O’Donnell "El hombre de Laramie ("The Man from Laramie"), dando vida a Miriam y Tirzah, madre y hermana de Judá. No me olvido tampoco de Haya Harareet "La tercera llave" ("The Secret Partner"), su amada y siempre fiel Esther, pero sobre todo al también aquí oscarizado Hugh Griffith "Exodo" ("Exodus") en un papel que le va como anillo al dedo el del jeque árabe Ilderim. Todos pués como digo en verdadero estado de gracia, en los papeles de su vida.

Maravillosa la fotografía en color a cargo de Robert Surtees "El graduado" ("The Graduate") un afamado cineasta nacido en Kentucky, que empezó a trabajar en Hollywood como asistente de Gregg Toland "Ciudadano Kane" ("Citzen Kane") para luego convertirse en uno de los directores fotográficos más exitosos del cine, y aquí además usando por orden de Wyler unas cámaras de 65 milimetros para dar más grandiosidad a esta monumental historia, la mayoria (por no decir todas) de las escenas están rodadas en interiores, concretamente en los estudios Cinecittá de Roma.

Soberbia la banda sonora creada sin duda alguna por el compositor más especializado en películas de corte histórico, como fue el húngaro de nacimiento pero norteamericano de adopción, Miklós Rózsa "Rey de reyes" ("King of King’s"), un hombre con tres Oscar en su palmarés y dieciseis nominaciones en su historial, si amigo-as, habeis leido bien DIECISEIS, y en esta gigantesca historia de "romanos", creando para mi, una de las partituras más bellas de la historia del cine histórico, ya que contiene unos temas tan memorables como sugestivos como por ejemplo.:"El valle de los leprosos" "Judá y Esther" "La carrera de cuadrigas", y atención a la obertura sonando en la Capilla Sixtina de El Vaticano. Intensa de verdad, intensa y llena de valores esta brillante y elaborada orquestación, haciéndonos Rózsa de trasladarnos a otra época a la época de Judá Ben-Hur.  

En definitiva una película poderosa, llena de matices de significados y detalles... de Amor, Odio, Perdón, Venganza y sobre todo Fé, Esperanza y Misericordia. Una película de esas de las que te llegan hasta el fondo del alma. Porque son más de tres horas recibiendo sensaciones y sentimientos, sensaciones y sentimientos que te transmiten unos actores todos ellos en grado superlativo. Una película ¡IMPRESCINDIBLE!.    Matrícula de Honor.

"Ben-Hur" logró los siguientes Oscar en 1959: Película, Director, Actor (Charlton Heston), Actor de reparto (Hugh Grffith), Banda sonora (Miklós Rózsa), Fotografía (Robert Surtees), Dirección artística (William Horning, Edward Cafagno y Hugh Hunt), Diseño de vestuario ( Elizabeth Haffenden), Montaje ( Ralph Winters y John Dunning), Sonido (Franklin E. Milton), Efectos visuales ( A. Arnold Gillespier, Robert MacDonald y Milo Lory).

  En el 2004 la película fue incluida entre los filmes que preseva el National Film Registry de la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos, por ser considerada "cultural, histórica o estéticamente significativa".



   

20/04/2011 18:50 Pablo #. sin tema Hay 2 comentarios.

Ben-Hur (De las galeras a las cuadrigas)

20110422114931-hossein-benhur.jpg

  Y para poner la guinda a esta monumental tarta, solamente dar un pequeño repaso para comentar más o menos los pormenores y detalles de su realización...

   "Permita Dios que te conserve con vida hasta el dia de mi regreso, el dia de mi venganza."

   Tanto la versión muda que Fred Niblo rodó con Ramón Novarro en 1925 como la película de William Wyler, "Ben-Hur" es un ejemplo de espectacularidad, del cine épico de lujo que sólo se puede permitir Hollywood y, más concretamente, un estudio como Metro Goldwyn Mayer. Desede la llegada del sonoro, los ejecutivos de la compañía llevaban tiempo pensando en hacer una nueva versión de la novela de Wallace con sonido y color. Posiblemente, el impresionante éxito que consiguió el estudio con "Quo Vadis?", en 1951, les dió a entender que se trataba de un momento muy propicio para las películas de "romanos". Pero la Metro no se dejó llevar ni por las prisas ni por la improvisación y preparó la película durante casi ocho años. Los datos de producción de "Ben-Hur" son tan aparatosos que en muchas ocasiones resultan extravagantes.

   El centro base del rodaje de la película fue los estudios de Cinecittá de Roma. Y, entre otras cosas, se construyó una kilométrica red de tuberias para surtir agua a las 45 fuentes que formaban parte de la villa romana de Quinto Arrio; se diseñaron 15.000 pares de sandalias, 3.000 espadas y más de 5.000 piezas de joyería, eso sin contar con miles de togas y uniformes romanos que salieron de la Metro; también se transportaron nada menos que 40.000 toneladas de arena de playas del Mediterráneo para el suelo del inmenso circo romano. Este se levantó sobre un terreno que ocupaba ocho hectáreas, en cuyo centro se instalaron cuatro estatuas de nueve metros de altura cada una. Ante tal despliegue de medios, la Metro no quiso correr riesgos. Al frente de la producción, el estudio colocó a Sam Zimbalist, un veterano que ya había trabajado con éxito en "Quo Vadis?".

   La dirección del proyecto quedó en manos de William Wyler, que, por entonces era ya uno de los realizadores más premiados de Hollywood y que, curiosamente, había intervenido como ayudante de dirección en la versión muda de Fred Niblo. Y como gran protagonísta del espectáculo se contrató (aunque antes estuvieron en la lista varios actores más como: Rock Hudson y Burt Lancaster entre otros), como no podía ser de otra manera, a Charlton Heston (que en principio debia de haber interpretado a Mesala). Este, poco después de haber interpretado a Moisés en "Los diez mandamientos" ("The Ten Commandments"), se consolidó como la principal estrella del cine épico hollywoodiense. Todos cumplieron con su cometido de maravilla. Incluso el encargado de la segunda unidad, Andrew Marton, y su joven ayudante italiano, Sergio Leone, quienes rodaron durante dos meses los 20 minutos más célebres y vibrantes de todo el largometraje: la carrera de cuadrigas.

   El prestigioso especialísta Yakima Canutt se encargó de supervisar los momentos más arriesgados de esta competición, en la que llegaron a participar 78 caballos traidos expresamente desde Yugoslavia. Sólo esta secuencia costó un millón de dólares. El presupuesto del resto de la película alcanzó los 15 millones de dólares, por lo que pasó a ser la producción más cara realizada hasta esa fecha. Pero la espectacular inversión fue muy rentable. "Ben-Hur", sencillamente, arrasó. A pesar de su larga duración, fue la película más vista de 1959 a 1960 en prácticamente todos los lugares del mundo. Más todavía cuando, en la ceremonia de entrega de los Oscar, la película consiguó 11 de los 12 premios a los que optaba. Entre ellos, el de mejor película, director, actor y banda sonora, un merecido premio a la hermosa partitura de Miklós Rózsa.

   Mi agradecimiento a Larousse "El Cine". Sin cuya autorización me hubiese sido imposile escribir este comentario. Muchas gracias. AMIGOS.

22/04/2011 11:49 Pablo #. sin tema Hay 4 comentarios.


Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris