RelojesWebGratis!
Octubre 2011 | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2011.

Gilda ("Nunca hubo una mujer como Gilda.")

20111001113639-0203-hayworth-getty-287382t.jpg

  "¿Te interesa saber lo mucho que te odio? Te odio de tal modo que buscaría mi perdición para destruirte conmigo."

  Como "Casablanca", "Gilda" fue una obra magistral que surgió de la improvisación. El estudio Columbia había comprado los derechos de una historia de E. A. Ellington que sirvió de base a la película. Pero cuando Charles Vidor comenzó a rodar, el guión no estaba ni siquiera terminado. Tanto el cineasta como el ya veterano deirector de fotografía Rudolph Maté tuvieron que improvisar muchas escenas, mientras varios guionístas intentaban escribir al menos dos páginas de guión al dia. Rita Hayworth se hizo con el papel principal sin llegar a imaginarse que sería el personaje que marcaría el resto de su carrera. La acompañaron dos actores no excesivamente populares, Glenn Ford y George MacReady. Y, aunque la acción de la historia se desarrollaba en Buenos Aires, ellos no salieron de los estudios de Columbia. el trabajo fue relativamente sencillo, aunque existieron pequeños incidentes.

  Rita, que ya estaba separada de Orson Welles, comenzó un apasionado romance con Glenn Ford. El dueño y señor del estudio, Harry Cohn, comenzó a sospechar que ocurría algo entre ellos y ordenó instalar en sus camerinos micrófonos ocultos para averiguar si aprovechaban los descansos del rodaje para mantener relaciones sexuales. El coreógrafo Jack Cole se encargó de preparar las sensuales actuaciones de Rita Hayworth, mientras que la cantante Anita Ellis le dobló la voz. En estas escenas, así como a lo largo de toda la película, Charles Vidor creó unas imágenes de un erotísmo, tan elegante como turbador, que no tardaría en crear un auténtico escándalo en casi todo el mundo. "Nunca hubo una mujer como Gilda" fue la frase comercial que se empleó para lanzar la película. El éxito fue espectacular. El mismo Cohn se quedó perplejo del buen resultado de la película. Con "Gilda" ocurrió algo poco común y es que se convirtió en un auténtico fenómeno social, hasta el punto que se montó una expedición a los Andes para enterrar en la cumbre una copia del largometraje con la intención de que sobreviviese en caso de una guerra atómica.

  Los temas musicales interpretados en "Gilda" (el sugerente "Put the Blame on Mame" y "Amado mio"), pasaron a ser éxitos indispensables en cualquier sala de fiestas que se preciase. No cabe duda de que el máximo gancho de la película fue Rita Hayworth, fotografiada más hermosa que nunca por Maté. La secuencia en la que se quita el guante y la posterior bofetada pasaron a convertirse en dos de los momentos clásicos de la historia del cine. En su época resultaron tremendamente provocativos y pusieron los pelos de punta a los sectores más conservadores de la sociedad. En España el "fenómeno" Gilda dividió de nuevo al pais. Por un lado, ciertos espectadores disfrutaban incrédulos ante la hermosura de aquella mujer, poco acostumbrados a tener oportunidades de ese tipo por la "cruzada moral" del régimen franquísta; por otro, los más conservadores se rasgaban las vestiduras ante tal "indecencia", llegando en algunos casos a acusar de "pecadores" a los que asistían a la proyección e incluso a apedrear las salas que la exhibían. El escándalo fue de tal dimensión que hasta propició el nacimiento de la Oficina nacional clasificadora de espectáculos, encargada de velar por el cumplimiento de los dictados católicos y patrióticos. El impacto que la obra de Vidor tuvo sobre la sociedad española quedó reflejado en la película de Francisco Regueiro "Madregilda".

 

Yo bailaba en Nueva York

¿Y tu novio también es de...?

¡Ese no es mi novio!

Pues la expresión de su cara dice que le gustaría serlo.

   


 

 

 

01/10/2011 10:35 Pablo #. sin tema Hay 4 comentarios.

Gunga Din (1939)

20111010100606-2371687346-15f709d5b5.jpg

    La aventura colonial se tiñó de acción y comedia con tres sargentos y un aguador hindú...

  Todo un clásico del cine de aventuras y probablemente una de las más famosas historias que Hollywood produjo en los años treinta alabando a los ingleses en trance de cargar con la responsabilidad del hombre blanco.

  La película está inspirada en un relato del escritor y poeta británico aunque nacido en Bombay, Rudyard Kipling, "Capitanes intrépidos" ("Captains Courageours") un hombre al que se le recuerda por ser el autor de cuentos infantiles y sobre todo por sus poemas sobre los soldados británicos en la India.

  La dirección corrió a cargo de George Stevens, "Raices profundas" ("Shane") un estupendo y consumado cineasta nacido en California, y en donde irrumpió en el mundo del cine como cámara trabajando en cortometrajes de Stan Laurel y Oliver Hardy (el gordo y el flaco). Y en donde llegó a conseguir a lo largo de su exitosa carrera como director dos Oscar y haber estado nominado en doce ocasiones.

  La historia que nos cuenta Stevens nos hace de trasladarnos a la India y nos mete en el traje de tres sargentos británicos de los lanceros imperiales, amigos inseparables, pero parece ser que el trio está a punto de desaparecer, ya que uno de sus componentes se dispone a casarse, lo cual es un destino peor que la muerte. Pero, afortunadamente, no tarda en surgir una terrible amenaza... y aqui comienza esta extraordinaria aventura.

  Nos encontramos pues, ante una estupenda película de acción, aventuras y amorios, y además con una trama más que interesante y en donde el gran George Stevens no escatimó en nada, ya que contó con un enorme presupuesto, dos millones de dólares de aquella época en la que se filmó. Cuenta como es de suponer con escenas sensacionales tanto de batallas como de humor, la del pozo de las serpientes fue incluso retomada por Steven Spielberg en su famosa "En busca del arca perdida" ("Indiana Jones: Raidersuf the Lust Ark") y hasta incluso Blake Edwards hizo una parodia, quizá en una de las escenas más culminantes de la película, en su divertida "El guateque" ("The Party") y es en la que el aguador herido de muerte, sube a lo alto de la torre para tocar por primera y última vez la trompeta y así avisar al ejército inglés. Y atención a los descacharrantes diálogos de estos tres militares inseparables: "Te voy a sacar el tuétano si no llenas de agua ahora mismo mi casco"...la verdad es que, este aguador llevaba el agua por largo que fuese el dia, porque no parecía conocer nunca el miedo.

  Muy bonita la fotografía en blanco y negro llevada bajo la dirección de Joseph H. August "Esmeralda la zíngara" ("The Hunchback of Notre Dame") un aclamado maestro fotográfico nacido en Colorado, co-fundador de la Sociedad Americana Cinematográfica y con dos nominaciones en su haber, la última a titulo póstumo por "Jennie" ("Portrait of Jennie) ya que falleció poco después de terminar su rodaje. Y en esta clásica historia de aventuras deleitándonos con unas asombrosas fotografías, la mayoría tomadas en escenarios naturales.

  Muy amena a la vez que muy bien ambientada la banda sonora, creada por un compositor que vió la luz en Connecticut y que no necesita presentación alguna, ya que es uno de los más importantes musicos de la historia del cine en Estados Unidos, hablo de Alfred Newman "Que verde era mi valle" ("How Green Was My Valley") teniendo en su curriculum cuarenta y cinco nominaciones (si amigos habeis leido bien 45) un récord solamente compartido con John Williams y habiéndolos ganado en nueve ocasiones. Y aquí como digo al principio regalándonos un trabajo impecable.

  Pero la película no es solamente su espectacular fotografía y su excepcional musica, la película es también. Cary Grant, "Con la muerte en los talones" ("North by Northwest"), Victor McLaglen, "El delator" ("The Informer") y Douglas Fairbanks Jr, "La conquista de un reino" ("The Exile") ambos dando vida a los sargentos Archibald Cutter, Mac MacChasney y Thomas Ballantine, esos tres inseparables camaradas que deberán cumplir una misión, la de desbaratar una rebelión impulsada por una peligrosa secta religiosa: los adoradores de la diosa Kali. Excelentes y sobrados los tres, y cada uno en sus respectivos puestos de combate. Pero además de estos tres colegas  del imperio nos encontramos a la bellísima (aunque sale muy poco) Joan Fontaine, si amigos, esa misma que todos estais pensando la inolvidable "Rebeca" de Alfred Hitchcock.

  Pero más de uno se preguntrán, ¿pero quies es Gunga Din?. Pues resulta que es Sam Jaffe "Los cañones de San Sebastián" ("La bataille de San Sebastian"), si señor, este es el personaje que da titulo a la película, un pequeño pero gran personaje un aguador hindú para más señas, cuyo mayor deseo es convertirse en un estupendo soldado, y gracias a él y surgiendo de entre los muertos toca una corneta por primera y última vez para avisar a las tropas británicas que les van a tender una emboscada. Este es "Gunga Din".   

  En definitiva, todo un clásico del cine de aventuras de los años treinta, y todo un espectáculo visual tanto por su acción, como por su comicidad. Pero sobre todo porque es una película de auténtica camaradería.    Sobresaliente.

  "Gunga Din" estuvo nominada al Oscar por su Mejor fotografía.

 

 


09/10/2011 22:13 Pablo #. sin tema Hay 2 comentarios.


Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris