RelojesWebGratis!
Febrero 2010 | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Febrero de 2010.

Encrucijada de odios (Crossfire-1947)

20100201214733-crossfire.jpg

"El estaba muerto desde hacia tiempo, sólo que no lo sabía"...

Muy interesante película de género de intriga y basada en una novela del director nacido en Philadelphia, Richard Brooks y cuyo título original fue "The Brick Foxhole" ("La trinchera del ladrillo"), según creo fué su "ópera prima". Brooks fue un hombre que comenzó su carrera como periodista radiofónico, para después comenzar a escribir guiones de películas y en 1950 gracias al actor Cary Grant se dedicó de lleno a la dirección habiendo sido nominado a los Oscar en ocho ocasiones y teniendo en su haber películas tan emblemáticas como por ejemplo: "Los hermanos Karamazov" ("The Brothers Karamazov"). Y puesta en escena con un guión del escritor nacido en Kansas City John Paxton un hombre con apenas una veintena de películas en su historial, pero todas ellas muy interesantes, logrando en 1971 un Globo de Oro por su guión en "Kotch".

"Encrucijada de odios" está dirigida por Edward Dmytryk "El árbol de la vida" ("Raintree County") un afamado cineasta nacido en Canadá y uno de los grandes perjudicados de la lista negra de la industria del cine que se creó durante la caza de brujas del  maccarthismo.

La acción nos situa en Nueva York en la inmediata posguerra y en donde un judio es asesinado por un soldado que acaba de regresar del frente. Pero al descubrirse el carácter psicópata de este veterano de guerra, es perseguido por toda la ciudad, estallando un serio conflicto tanto político como racial...

Una interesante película como digo de cine negro y todo un agudo estudio del antisemitísmo estadounidense, y en donde el director canadiense nos refleja con creces la crisis moral y existencial que pululaban por aquellos años en América. La película pués, contiene escenas realmente excelentes y muy bien conseguidas, como es el caso del segundo asesinato y sobre todo la de su desenlace final.

Excelente la fotografía en blanco y negro (como tenía que ser) creada por todo un veterano de la dirección fotográfica, como fue el virginiano J. Roy Hunt "Yo anduve con un zombie" ("I Walked with a Zombie"). Y aquí por supuesto demostrando todo su talento y mostrándonos unas imágenes que le hacen a uno de quedar hipnotizado ante la pantalla, portentosa la fotografía, de verdad, y con unos encuadres sensacionales, donde hay momentos que nos recuerda algunas de las secuencias de las obras maestras del gran Fritz Lang, la escena de los relojes, es una buena muestra.

Agobiante al igual que la historia la banda sonora del neoyorkino Roy Webb, que tuvo el honor de componer la música de "Esto es Cinerama" la primera película-documental que se rodó en este espectacular formato en 1952, y como digo dando un ambiente agobiante, a la vez que enérgico y vigoroso.

Y el plato fuerte, porque atención a su trio interpretativo, un trio de auténticos monstruos sagrados del cine mundial, esta fué la película de los tres Robert, si amigos mios, empezando por Robert Mitchum "La noche del cazador" ("The Night of the Hunter"), como el sargento Keeley un veterano del ejército que decide ayudar a la policia para indagar más a fondo el asesinato de ese judio, muy bien Mitchum en un papel que le valió su lanzamiento hacia la fama.

Seguido por Robert Young "El fantasma de Canterville" ("The Canterville Ghost"), dando vida al capitán Finlay el hombre encargado de la investigación del asesinato, un asesinato que a priori se le presenta sumamente denso a la vez que muy turbio. Y para mí el mejor de los tres (pero ¡ojo! que los tres están que se salen), Robert Ryan "La colina de los diablos de acero"("Men in War") en un personaje de sádico y racista, el de el soldado Montgomery, un papel que al igual que a Mitchum le valió para encubrarlo a la fama y convertirlo en uno de los mejores actores de carácter de todos los tiempos. Y junto a estos tres inmensos actores una mujer, y aquí nos encontramos con la bellísima e inconfundible Gloria Grahame "Deseos humanos" ("Human Desire"), metida hasta el mismisimo alma de esa prostituta llamada Ginny, un personaje de principio secundario pero que luego tiene mucho que ver y más que decir a la hora de su desenlace final. Atentos al interrogatorio (mejor a los interrogatorios) que le hace el personaje de Finlay, sin desperdicio alguno.

En resumidas cuentas, no nos encontramos ante una obra maestra, pero si me atrevo a decir que le falta muy poco, porque de verdad nos encontramos ante una más que interesante película policiaca, una película que gustará mucho a todo el buen aficionado al cine a ese cine negro que ya por desgracia nunca más veremos.  Sobresaliente.

"Encrucijada de odios" estuvo nominada a los Oscar en cinco apartados: Película, Director, Actor secundario (Robert Ryan), Actriz secundaria (Gloria Grahame) y Guión adapatado.

 

 

01/02/2010 20:12 Pablo #. sin tema Hay 3 comentarios.

HASTA SIEMPRE!!!

20100205213604-eric-rohmer.jpg

Eric Rohmer

"Un cineasta de palabras"

El pasado 11 de enero y a la edad de 89 años falleció en Paris el cineasta francés Eric Rohmer que pasará a la historia como uno de los creadores de la llamada "Nouvelle Vague".

Rohmer cuyo verdadero nombre era Jean Marien Maurice Scherer nació en Nancy (Francia) el 4 de abril de 1920, fue además de director de cine, crítico, periodísta, novelista, guionísta e incluso profesor de francés.

Una figura pues universal y un importante intelectual. Editor de la prestigiosa revista de cine "Cahiers du Cinéma". Y recordado mundialmente por su película "Mi noche con Maud" ("Ma nuit chez Maud" 1969). Fue galardonado en el Festival Internacional de Cine de Berlín en 1967, 1983 y 1992, en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián en 1970 en el Festival de Cannes en 1976, y en el Festival de Cine de Venecia en 2001, aparte de otros premios importantes cinematográficos internacionales.

Rohmer fue hijo de Lucien y Mathilde Scherer, después de terminar sus estudios, en la década de 1940 se trasladó a Paris donde se desempeñó como profesor de literatura y reportero de un periódico. En 1946, y bajo el seudónimo de Gilbert Cordier, publicó su única novela, "Elizabeth". Durante esos años se convirtió en asiduo asistente a la Cinemateca francesa y adoptó el nombre por el que se le conocería desde entonces, Eric Rohmer, en referencia a dos de sus personas favoritas: el director de cine austro-húngaro Erich von Stroheim y el novelísta británico Sax Rohmer, autor de la serie "Fu Manchú".

Como crítico de cine su trabajo destacó como jefe de redacción de la prestigiosa revista Cahiers du Cinema entre 1956 y 1963, junto a quien fue uno de sus grandes maestros, André Bazin. En 1950, mientras filmaba su primer cortometraje, "Journal d’un scélérat", fundó junto a Jean - Luc Godard y Jacques Rivette la revista de critica cinematográfica Gazette du Cinema.

En esa poca también trabó una relación intelectual constante con directores como Claude Chabrol, Alain Resnais y Françoise Truffaut. Junto a Chabrol escribió el libro "Hitchcock, sus primeros cuarenta y cuatro filmes". Su primer largometraje fue "El signo del León" ("Le Signe du Lion"-1959), que obtuvo una buena recepción por parte de la critica, pero que no fue tan bien recibido por el público. En 1962, junto al director alemán Barbet Schroeder y la productora Margaret Menegoz, creó una empresa productora de películas llamada Les Films du Losange, que hasta la actualidad ha realizado la friolera de más de ochenta películas.

Las películas de Rohmer se caracterizan por su simplicidad y agudeza intelectual en climas de profunda empatia con las locaciones y con aquellos personajes que definen el sentido moral de cada una de sus historias. Probablemente la separación de su carrera en tres grandes etapas aporte claridad desde los temas y titulos de sus filmes, a aquellos que  hayan visto poco o muy poco de su cine.

En la década de 1960 comenzó su serie "Seis cuentos morales", en las que aborda una temática que atraviesa toda su carrera: la banalidad de la vida en torno a las palabras vacias, a las acciones que llevan a cabo los individuos por canales que desafian a su propia identidad y voluntad. Esta etapa está caracterizada por sus películas de amores y desamores, y por el enfásis en la palabra puesta en boca de sus personajes, no para aportar información, sino para definir sus personalidades mediante la charla cotidiana.

Los "Seis cuentos morales" fueron concebidos originalmente como una novela, sin embargo, el director desistió de seguir escribiendo cuando descubrió que algunas situaciones podian definirse por medio de imágenes y no de palabras. En referencia a estas ideas, Rohmer declaró... "Yo no digo cosas en mis películas, yo muestro gente que habla y se mueve como los personajes, las caras, los gestos y sus comportamientos"...

El primer reconocimiento a su trabajo en un festival de cine fue en 1967, cuando su película "La coleccionista" ("La collectionneuse") integró la nómina de filmes en la competencia oficial del Festival Internacional de Cine de Berlín obteniendo dos distinciones, una a la Mejor película para público joven, y el Premio especial del jurado. Tres años más tarde, en 1970, fue nominado al Oscar en el apartado de la Mejor película de habla no inglesa por su trabajo en "Mi noche con Maud" ("Ma nuit chez Maud"). Al año siguiente fue candidata al Mejor guión original.

Entre 1981 y 1987, y tras su éxito con la adaptación de época "La Marquesa de O" ("La Marquise d’ O"-1976), filmó otra saga llamada "Comedias y proverbios", que cuenta con siete producciones, entre las que destaca su filme más pesonal y con mayor éxito tanto a nivel comercial como artístico "El rayo verde" ("Le rayon vert"-1986). Esta etapa está marcada por una posición más optimísta, con sabores que remiten a un cine post-nouvelle vague, con una amargura constante que finaliza en películas esperanzadoras, en donde los personajes buscan llegar a un objetivo y esa misma búsqueda resulta ser el punto central de la mirada del director francés.

Con muchos puntos en común con "Comedias y proverbios" en 1990 comenzó su última saga, llamada "Cuentos de las cuatro estaciones", en donde se interna en historias de relaciones humanas, de las que el amor es el principal protagonísta, y el engaño, presente de manera notable en sus "Seis cuentos morales", le deja su lugar a una sensación ambigua de inseguridad y deseo contenido no presente en los primeros años de la década de 1980.

Rohmer intentó trabajar a lo largo de cuarenta años con un acotado equipo de trabajo, por lo que repitió colaboradores, actores y técnicos. Entre ellos puede destacarse la delicada y sostificada labor de Marie Riviére como actriz en nueve de sus producciones y el trabajo de Néstor Almendros en la dirección de fotografía. Desde que en 1992 Almendros falleciera, Rohmer comenzó a trabajar con la directora fotográfica Diane Baratier, con quien realizó todos sus trabajos desde ese momento, dotando a filmes realizados en formato digital de una profundidad y complejidad visual sorprendentes.

Mary Stephen editó las últimas nueve producciones de Rohmer y Françoise Etchegaray produjo siete de sus últimas diez películas. Mientras que la actual presidenta de Unifrance, Margaret Ménegoz, produjo once películas del director, y Pascal Ribier realizó el sonido de todas sus películas de la década de 1990. Solía tener un equipo de trabajo inamovible, los mismos colaboradores y técnicos durante años, personas de su entera confianza, tanto en lo profesional como en lo personal.

De esta manera se comprende mejor la personalidad de Rohmer, que era introvertido y que no daba entrevistas a la prensa, porque prefería caminar tranquilo por Paris sin ser reconocido. Tampoco asistió a entregas de premios o a festivales de cine. Una excepción notable es su aceptación del premio "Cuytlán/Museo de la Sal" concedido por el gobierno de Colima (México) en 1988. En este contexto, poco se sabe de su vida privada, salvo que desde joven amó la naturaleza. Una prueba de ello es la granja de ciervos que fundó en su pueblo natal.

En los últimos años esta granja se ha distinguido por la producción de ejemplares de singular rareza. Su interés constante y muy devoto en el catolicísmo, y su conservadurísmo político son pequeños atisbos de un personaje que solo se dió a conocer con sus películas.

Eric Rohmer se casó en 1957 con Thérese Barbet, con quien tuvo dos hijos.

"Siempre estaré apegado a la verdad del detalle, al realísmo y a su comportamiento, asi he sido, asi soy, y así seré hasta el dia de mi muerte"... (Eric Rohmer).

Jean Marien Maurice Scherer (Eric Rohmer) - Nancy (Francia) - 4 - abril- 1920 - Paris - 11 - enero - 2010

¡DESCANSE EN PAZ!

 

05/02/2010 17:42 Pablo #. sin tema Hay 7 comentarios.

Mi noche con Maud (Ma nuit chez Maud - 1969 )

20100217183013-bscap0036vv9.jpg

En recuerdo de : Eric Rohmer

"Seducir mujeres le aleja a uno de Dios más que las matemáticas"...

Mu buena película de género dramático y tercera de los "Seis cuentos morales" que Eric Rohmer inició en 1962 con "La panadera de Monceau" ("La boulangére de Monceau"), y considerada como la mejor de todas.

La historia tiene lugar durante unos cuantos dias de invierno en la pequeña ciudad de Clemont-Ferrand, para meternos en la vida de un ingeniero jesuita practicante, que decide casarse con una estudiante, a la que ha visto en misa pero con la que nunca ha hablado. Al mismo tiempo se encuentra con un viejo amigo del colegio que le lleva al apartamento de una joven tan inteligente como ingeniosa, su nombre: Maud...

Curiosa película y a la vez una más que notable obra de buen cine, puesto que el director francés nos muestra una historia llena de sencillez y creando unos diálogos cargados de un gran interés, y haciendo sobre todo unos personajes plenamente creibles, todos ellos viviendo plenamente involucrados en la concreta indagación amorosa, aplicando eso si, sus respectivos principios morales, y de verdad, para mi esta película supuso el descubrimiento mundial del director francés, y como no su total reconocimiento.

Cuenta pués, con escenas verdaderamente antológicas y algunas llenas de gran patetísmo: esa nieve que cae enfriando la atmósfera en esa larga escena que transcurre en el apartamento de la protagonísta femenina, escenas de muchos quilates, escenas llenas de admiración.

Escenas llevadas a cabo por un fiel colaborador de Rohmer, me refiero al español nacido en Barcelona Néstor Almendros, un hombre que sufrió las consecuencias de la persecución por parte del régimen franquista, teniendo que exiliarse a Cuba para después desembarcar en los Estados Unidos, donde llegó a tocar lo más alto de la fama, cuando la Academia le concedió el Oscar en 1978 por su trabajo en "Dias de cielo" (·Days of Heaven"), y en esta larga noche con Maud aportando como siempre todo su saber con su paleta de tonos sútiles, creando unas impagables fotografías en un atrayente blanco y negro. De verdad el mundo de la imágen está en deuda con este genio de la cámara.

De la banda sonora, poco o muy poco tengo que decir, puesto que Rohmer incorpora muy poca música a la película, una limitada composición para violín interpretada, pero eso si, de una manera vibrante por el gran violinísta nacido en Ucrania, Léonide Kogan, uno de los artistas soviéticos más representativos del siglo XX, y aquí mostrándonos algunas piezas de quizá uno de los músicos más grandes de la historia: Wolfgang Amadeus Mozart.

Excelentes todos los actores elegidos por Rohmer, encabezados por Jean-Louis Trintignat "Llueve sobre Santiago" ("Il pleut sur Santiago") dando vida a Jean-Louis ese ingeniero que se enamora de una atractiva muchacha y que decide que ella será la mujer con la que se casará... pero en su camino se cruza Fraçoise Fabian "Cita con la muerte alegre" ("Au rendez-vous de la mort joyeuse"), exactamente Maud, una joven divorciada con un concepto radicalmente distinto sobre la vida y la moral, pasarán entonces una noche juntos y en donde pondrán a prueba sus férreos principios morales, sobre todo él, debido a su catolicísmo practicante.

Seguidos los dos por otra pareja, él Antoine Vitez "La habitación verde" ("La chambre verte"), como Vidal un profesor de filosofía marxista y antiguo amigo del ingeniero, y ella Marie-Christine Barrault "Haciendo planes para Lena" ("Non ma fille, tu n’iras pas danser"), metida en el cuerpo de la también bellísima Françoise, la muchacha de la que Jean-Louis está locamente enamorado.

En definitiva, una estupenda película, en la que Rohmer nos cuenta alguna de las bases del pensamiento existencialísta que revolucionaba la conciencia social de aquella década de los sesenta, tratando a sus personajes a la perfección y siempre como no, tratando de buscar la identificación de ellos, y para mi, vive Dios, que hace de lograrlo. Una película sumamente recomendable.   Sobresaliente.

Eric Rohmer, estuvo nominado por esta película a la Palma de Oro en el Festival de Cine de Cannes.

 

 

17/02/2010 16:56 Pablo #. sin tema Hay 5 comentarios.

HASTA SIEMPRE!!!

20100222114719-i5zs09.jpg

Jean Simmons

"Exquisitamente hermosa"

El dia 22 del pasado mes de enero y a consecuencia de un cáncer de pulmón que padecía desde hacia tiempo, falleció en su casa de Santa Mónica a la edad de 81 años la actriz británica Jean Simmons, cuyo verdadero nombre era Jean Marilyn Simmons.

Jean Simmons nació en Londres y desde muy niña quiso ser actriz, sus padres pués la matricularon en una Academia de ballet, y con 15 años fue contratada por la Rank donde pasó a interpretar papeles de adolescentes en varios clásicos del cine inglés, cómo por ejemplo: "César y Cleopatra" ("Caesar and Cleopatra"-1945) a las órdenes de Gabriel Pascal, "Cadenas rotas" ("Great Expectations"-1946) dirigida por David Lean y "Narciso negro" ("Black Narcissus"-1947) de Michael Powell y Emeric Pressburger.

En esta etapa de los años cuarenta la llegó a culminar al interpretar a Ofelia en "Hamlet" en 1948 interpretada y dirigida por Laurence Olivier, trabajo por la que fué premiada en la Mostra de Venecia y nominada al Oscar como mejor actriz secundaria. Ya entonces se detectaba en Jean Simmons una precisión y un dominio del medio inusual en los intérpretes de su edad.

En 1950 cuando era una de las principales actrices jovenes en el Reino Unido, se casó con el actor Stewart Granger y ambos se marcharon a Hollywood, él fichado por la MGM y ella primero por la RKO y después por la Fox.

En la capital mundial del cine desarrolló una exitosa carrera durante los años cincuenta, dejando constancia de un tacto y una preparación que la distinguía del grueso de bellezas coetáneas. Con todo, en superproducciones tan conocidas como "La túnica sagrada" ("The Rober"-1953) dirigida por Henry Koster y "Horizontes de grandeza" ("The Big Country"-1958) de William Wyler, brilló sólo en parte, y algo parecido ocurrió cuando prestó su finura y delicadeza a personajes idealizados en función de las convivencias del folletín "made in Hollywood", cómo por ejemplo: la amante de Napoleón en "Desiré" ("Desirée"- 1954) de Henry Koster e Isabel I de Inglaterra en "La reina virgen"-1953) a las órdenes de George Sidney.

Sus mejores trabajos fueron en los que la fisonomía frágil de la actriz cubría de ingeniosa candidez a las chicas perversas, cómo ocurrió en "Cara de ángel" ("Angel Face"-1952) dirigida por Otto Preminger y "Pasos en la niebla" ("Footsteps in the Fog"-1955) dirigida por Arthur Lubin o de neuróticas cómo lo hizo en ("The Actress"-1953) de George Cukor, aunque su aire ausente resultó perjudicial en más de una ocasión, cómo en la comedia musical "Ellos y ellas" ("Guys and Dolls"-1955) dirigida por Joseph L. Mankiewicz.

En 1960 realizó dos interpretaciones muy dignas  la de Varinia en "Espartaco" ("Spartacus"-1960) dirigida por Stanley Kubrick y la de la evangelizadora corrompida de "El fuego y la palabra" ("Elmer Gantry"-1960) dirigida por su segundo marido Richard Brooks. A la sazón la actriz tenía 31 años, pero, tristemente, inaguraba una década muy poco provechosa en el aspecto profesional.

Brooks le serviría en bandeja un protagonísmo absoluto de esposa en crisis (al parecer, con connotaciones personales) en "Con los ojos cerrados" ("The Happy Ending"-1969), que confirmó su calidad y le proporcionó una candidatura al Oscar, esta vez como actriz protagonísta.

Deshecho el matrimonio, Jean fue desapareciendo del cine, y como otras tantas actrices ya en el ocaso de su carrera, buscó consuelo en la televisión, en este medio apareció en conocidas series destacando: "Norte y Sur" ("North and South") y "El pájaro Espino" ("The Thorn Birds") donde obtuvo un Premio Emmy. Su último trabajo fue precisamente para la pantalla grande en "Donde reside el amor" ("How to Make an American Quilt"-1995) dirigida por Jocelyn Moorhouse, en la que como es de suponer haciendo un papel secundario.

Jean Simmons se casó en 1950 con el actor Stewart Granger divorciándose en 1960, a los pocos meses  se volvió a casar con el director Richar Brooks y en 1977 acabarían divorciándose.

Jean Marilyn Simmons (Jean Simmons) - Londres - 31 - enero - 1929 - Santa Mónica (California) - 22 - enero - 2010.

¡DESCANSE EN PAZ!

 

 

22/02/2010 10:24 Pablo #. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris