RelojesWebGratis!
una estatuilla llamada Oscar (y 3) | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

una estatuilla llamada Oscar (y 3)

20160320173338-bette.jpg

  Y como punto final y poniendo la guinda (como cada año) a esta minumental tarta cinematográfica un poco más sobre esta historia de mujeres y actrices.

  "Es actriz, se graduó en Copacabana."

  Cuando estaba trabajando para el estudio 20th Century Fox, el director y guionísta Joseph L. Mankiewicz leyó un relato breve que la escritora Mary Orr había publicado en una revista femenina. Con el titulo "La sabiduría de Eva", narraba la historia de una actriz novata que hace amistad por interés con una dama del teatro para ascender rápidamente al estrellato. El cineasta que era un absoluto devoto de la escena, pensó que aquella historia le podía servir de argumento para una buena película. Después de obtener el visto bueno del productor Darryl F. Zanuck, Mankiewicz se encerró en un solitario rancho y dedicó seis semanas completas a la dedicación del guión. El autor estuvo especialmente inspirado, y ese particular duelo de actrices que era "Eva al desnudo" quedó plagado de diálogos magistrales. Con el guión debajo del brazo, el director regresó al estudio para determinar quienes serían las estrellas de la película. Para su sorpresa, Zanuck ya tenía sus propias ideas al respecto. José Ferrer le parecía ideal para hacer las veces del crítico De Witt, Jeanne Crain se ajustaba muy bien al papel de Eva. y Marlene Dietrich prometía hacer una actuación llena de glamour como Margo Chaning. Al pobre Mankiewicz le costó mas de un dolor de cabeza imponer sus preferencias, confiando respectivamente esos papeles s George Sanders, Anne Baxter y Claudette Colbert. Con el rodaje a punto de comenzar, llegó al estudio la noticia de que Claudette había sufrido un accidente en la nieve y no estaba disponible para las fechas previstas, Zanuck se negó a retrasar la producción y le dijo al director que buscara una sustituta. Sin estar del todo convencido, Mankiewicz recurrió  a Bette Davis, que estaba pasando por un moento profesional delicado debido a sus sonados enfrentamientos con los grandes estudios.

  "Eva al desnudo " se rodó entre abril y junio de 1950. Pese a que la mayor parte transcurrió en los estudios de la Fox, también se rodaron algunas secuencias en Nueva York, New Haven y San Francisco. Al comenzar la película, Bette Davis tuvon problemas con la voz. Ella aseguraba que su reciente divorcio de William Grant le había provocado cierta afonía por la tensión emocional. Más tarde, la actrizTallulah Bankhead la acusó de haber imitado su peculiar voz intencionadamente. Quizá fuese cierto porque animicamente Bette no parecía demasiado afectada. En pleno rodaje tuvo un romance con uno de sus compañeros de reparto, Garry  Merrill, que terminó en boda. Que estos dos actores estuvieran tan acaramelados durante la producción causó a Joseph L. Mankiewicz algunos problemas. Nada comparado con las breves intervenciones de Marilyn Monroe que a pesar de ser sencillas terminaron convirtiéndose en auténticas pesadillas. La joven actriz tenia serios problemas para recitar correctamente sus diálogos y obligó a George Sanders repetir hasta 28 veces una escena que tenía con él  a la entrada de un teatro. Pese a todo, el cineasta controló a su gusto la película - sólo tuvo que aceptar algunos cambios en el montaje final impuestos por Zanuck -  y logró una de las películas más brillantes de la historia. Obtuvo seis premios Oscar, incluyendo mejor película y director, y la actriz Bette Davis fue premiada en Cannes por su excelente trabajo en la película.

  Mi agradecimiento a Larousse El Cine sin cuya autorización me hubiese sido imposible publicar este comentario. Muchas gracias amigos.

 

 

 

 

 

 

19/03/2016 20:10 Pablo #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris