RelojesWebGratis!
Ladrón de bicicletas (Ladri di biciclette-1948) | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Ladrón de bicicletas (Ladri di biciclette-1948)

20140219185541-vittorio.jpg

             ¡Un ladrón! ¡Un ladrón! ¡Deténganlo!...

  Una obra maestra inclasificable del neorrealísmo italiano y séptima película dirigida por Vittorio De Sica.

  "Ladrón de bicicletas" está basada en una novela del poeta, grabador, pintor y escritor italiano nacido en Cupramontana, Luigi Bartolini un hombre considerado entre los grandes grabadores italianos del siglo XX y, formado en la Academia de Roma. También fue muy notable su trabajo como escritor y poeta con más de setenta libros publicados para grandes editoriales. Además fue colaborador de las principales revistas y periódicos italianos.

  El guión corrió a cargo de Cesare Zavattini, "Estación Termini" ("Stazione Termini"-1953) un guionísta nacido en Luzzara (Italia) y considerado uno de los principales teóricos y defensores del movimiento neorrealísta. Sus comienzos fueron como periodísta y pintor, y en 1934 comenzó su incursión en el cine. Fue muy importante su colaboración unos años después con el director Vittorio De Sica. Juntos realizarían películas sumamente inportantes y grandes obras maestras. Con Zavattini también colaboró el propio De Sica junto a Oreste Biancoli "Maciste el coloso" ("Maciste nella terra dei ciclopi"-1961), Suso Chechi D’Amico "Milagro en Milán" ("Miracolo a Milano"-1951), Gerardo Gherardi y Gherardo Guerreri.

  La película la dirige el gran Vittorio De Sica "Dos mujeres" ("La ciociara"-1960), un oscarizado cineasta nacido en Italia concretamente en Sora y, una figura clave del movimiento cinematográfico, conocido como norrealísmo italiano, al que contribuyó con muchas de sus películas. Cuenta en su haber con numerosos premios de cine sobresaliendo un gran premio en el festival de Cannes y sobre todo con cuatro Oscar de la Academia.

  Asi pues, De Sica nos lleva hasta una empobrecida Roma en tiempos de posguerra. Y en un hombre cabeza de familia que un buen dia y con muchoa apuros obtiene un empleo como pegador de carteles de cine. Pero para poder aceptarlo necesita una bicicleta, el hombre no la tiene porque un dia la empeñó. Su mujer empeñando el ajuar de su boda hace que su marido recupere la ansiada bicicleta. Asi comienza el primer dia de su trabajo, pero mientras pega uno de los carteles, un joven le roba el vehículo. Comienza entonces una odisea en compañía de su hijo para recuperarlo puesto que es indispensanle para la supervivencia de su familia. El hombre desesperado después de todo un dia de busqueda lo lleva finalmente a convertirse él también en un ladrón de bicicletas...

  Una pequeña gran joya del cine italiano, si señor. Una película sencilla pero de gran intensidad. Una obra clave del neorrealísmo italiano envuelta en un duro tono realísta, pero en este caso lo duro no es la crudeza de las imágenes o las situaciones si no la simpleza con la que acerca De Sica la pobreza de los habitantes de esa ciudad sumida en el caos del desempleo y con sus edificios en ruinas, y en este caso la de el protagonísta masculino y su familia. Es para mi pues, todo un documento perdurable de la maldita miseria de un hombre joven honrado y humilde que por los avatares de la vida le convierte de la noche a la mañana en un ladrón.

  Cuenta con escenas verdaderamente soberbias llevadas de la mano por Carlo Montuori "Un americano de Roma" ("Un americano a Roma"-1954), un director de fotografía y camarógrafo nacido en Cascalenda (Italia) que, a los doce años se trasladó a Milán donde vivia un tio suyo que era fotógrafo y fue allí donde aprendió el oficio para luego estudiar en la Academia de Bellas Artes de Brera. Y en esta gran historia con gran mensaje de por medio mostrándonos en un blanco y negro unas imágenes como digo sensacionales, pero también duras muy duras y conmovedoras y tan reales como era la época de su realización aquella época de posguerra. Hay escenas que ya forman parte de la historia del cine universal. La escena final antológica y desgarradora.

  Memorable la banda sonora del maestro Alessandro Cicognini "Escándalo en la corte" ("A Breath of Scanda"-1960), un compositor nacido en Pescara y, en donde recibió formación de música clásica en el Conservatirio de Música de Milán. Se le caracteriza porque en gran parte de su música para el cine solamente hace uso de pequeños conjuntos y de instrumentación inusual, en lugar de las partituras orquestales exuberantes muy comunes en el cine de la mitad del siglo XX. Y aqui dando un sutil acompañamiento musical, al que no se recurre frecuentemente, pero cuando se utiliza complementa perfectamente determinados momentos que requieren mayor intensidad y por supuesto colabora en la espectacularidad de sus dramáticas escenas.

  Sensacionales los actores todos no profesionales por aquel entonces pero dando la talla en todo momento. Comenzando por Lamberto Maggiorani "Ostia"-1970 metido en el cuerpo de Antonio, que es como el símbolo del hombre europeo de la posguerra. Un hombre que está angustiado por no poder sacar adelante a su familia. Un hombre que representa honradez hasta los límites de la necesidad, y mostrando la desesperación ante la insolaridad de una maldita sociedad. Seguido de Lionella Carrell "El oro de Nápoles" ("L’ors di Napoli"-1954) metida también en el cuerpo de Maria, la esposa de Antonio. Representando a la mujer de la sociedad machista, que no trabaja fuera de casa pero se ocupa de la familia. Es una mujer sacrificada y está centrada en solucionar los problemas familiares, hata tal punto que va a visitar a una vidente y pone su fe en ella para encontrar esperanza. Y con ellos Enzo Stariola "Corazones sin fronteras" ("Cuori senza frotiere"-1950) como el pequeño Bruno, el hijo de ambos. Un niño de apenas 8 años, pero que ya trabaja y así poder llevar un salario a casa. Es muy autónomo y tiene actitudes de adulto con respecto al trabajo y la responsabilidad que supone sus conocimientos sobre la mecánica de la bicicleta...pero es un niño que necesita admirar a su padre y se siente dolido cuando le tratan como a un niño o cuando ve a su padre acusado en público por robar una bicicleta.

  En definitiva: Una obra maestra de principio a fin. Un drama crudo, lacerante y terriblemente conmovedor. Una película que no ha perdido vigencia alguna, si no todo lo contrario, porque nuestra sociedad sigue siendo el estercolero injusto, banal e inhumano que nos retrata Vittorio De Sica en su "Ladrón de bicicletas".    Matricula de Honor.

  "Ladrón de bicicletas" logró en el año 1949 el Oscar a la Mejor Película de habla no inglesa. Además ese mismo año logró el Globo de Oro y el BAFTA en el mismo apartado.

  Como curiosidad el director Sergio Leone interviene en la película haciendo un pequeño cameo: el de un joven seminarísta que se resguarda de la lluvia.

  "La cámara quedará absolutamente abierta a todo lo que pase delante de ella" (Cesare Zavattini).

15/02/2014 10:36 Pablo #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris