RelojesWebGratis!
Christine (1983) | Bienvenido a Pablo Cine
Facebook Twitter Google +1     Admin

Christine (1983)


"Parece que la intención de los padres es de anular a sus hijos"...

Entretenida película, sín más, de género de terror, y que por supuesto se le podría haber dado a la historia un poco más de si, ya que lleva ni más ni menos que el sello del fenomenal Stephen King. La historia pués, nos la cuenta John Carpenter "Starman", por ejemplo, otro especialísta en historias de terror y ciencia-ficción. Y la cosa es más o menos así: la vida de Arnie Cunningham, un jóven no demasiado popular, y que está lleno de complejos por todas partes. Pero un buen dia al volver a su casa, se enamora, pero no precisamente de una chica, sino de un coche destartalado y que está en venta, se lo compra, lo arregla, lo monta, y aqui empieza la función... Como digo, entretenida, nada más, aunque tampoco decepciona, ya que cumple con su cometido, pero para mí, Carpenter la podría haber dado un poco más de fuerza al guión. Cuenta con escenas bastante bien realizadas, como por ejemplo la de los asesinatos, y las persecuciones, y aquí es donde se ve al verdadero director, y con la del final, tan inesperado como divertido, pero claro tambien hay algunas bastante predecibles (para mí), claro está. Y de ahí que estemos hablando de una pelicula normal, y no de toda una señora película. Buena fotografía en color y muy bien ambientada a cargo de Donald M. Morgan, colaborador habitual del director neoyorquino, y buena también su banda sonora obra del mismo Carpenter, con temas muy pegadizos de los años 50, y atención cuando suena la famosa "Burn to be Wild". Y en cuanto a los actores, pués decir que aquí el director no se complicó la vida, y echó mano de secundarios, pero eso si, algunos de auténtico lujo, caso de Harry Dean Staton, "Paris, Texas", pero quien lleva la película aparte de ese Plymouth Fury, rojo y blanco de 1958, es Keith Gordon "Vestida para matar" ("Dressed to Kill"), dando vida a Arnie, ese chico que nadie le hace caso, pero que una vez metido en su "coche", su personalidad da un enorme cambio. En definitiva, una película, buena sín más, quizá con otros actores o dándole un poco de más garra a la trama, la historia hubiese sido distinta, pero de todas formas si Carpenter lo único que buscaba era entretener al espectador, de seguro que lo consiguió.

Notable.

Como anécdota, decir que se necesitaron cerca de 30 coches para realizar la película, ya que todos acabaron destruidos.

10/09/2007 17:55 Pablo #. sin tema

Comentarios » Ir a formulario

pablocine

No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Counter

Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris